Si se ha tomado la presión arterial recientemente y sabe sus valores máximos y mínimos, le sugerimos que los introduzca en la casilla que verá a continuación para que sepa, rápidamente, si su tensión es normal o no. La calculadora compara sus valores de presión arterial con los del rango normal que tiene su grupo de edad y detecta si hay alguna anomalía. El resultado final le ayudará a entender por qué es importante chequear su tensión arterial y le dará consejos sobre cómo mantener unos valores normales.
En general, si tienes una alimentación variada, rica en frutas y verduras, y baja en sal, evitarás el riesgo de aumentar tu presión arterial. También se recomienda el deporte y una vida tranquila. Esto te ayudará a reducir este riesgo y también favorecerá muchos otros aspectos de tu salud, así que no dudes en cuidarte para poder prevenir y sentirte mejor.
La presión sanguínea es la tensión ejercida por la sangre que circula sobre las paredes de los vasos sanguíneos, y constituye uno de los principales signos vitales. La presión de la sangre disminuye a medida que la sangre se mueve a través de arterias, arteriolas, vasos capilares, y venas; el término presión sanguínea generalmente se refiere a la presión arterial, es decir, la presión en las arterias más grandes, las arterias que forman los vasos sanguíneos que toman la sangre desde el corazón. La presión arterial es comúnmente medida por medio de un esfigmomanómetro, que usa la altura de una columna de mercurio para reflejar la presión de circulación (ver Medición no invasiva más abajo). Los valores de la presión sanguínea se expresan en milímetros del mercurio (mmHg), a pesar de que muchos dispositivos de presión vascular modernos ya no usan mercurio.
MedlinePlus en español contiene enlaces a documentos con información de salud de los Institutos Nacionales de la Salud y otras agencias del gobierno federal de los EE. UU. MedlinePlus en español también contiene enlaces a sitios web no gubernamentales. Visite nuestras cláusulas de exención de responsabilidad sobre enlaces externos y nuestros criterios de selección.
Se define que un niño y/o adolescente es hipertenso cuando tiene al menos 3 medidas en las que su tensión arterial presenta unos valores de presión arterial sistólica y/o diastólica ≥P95 correspondiente a la edad, sexo y talla. Esto quiere decir que el niño está con cifras de tensión arterial superiores a las que presentan el 95% de los niños de su edad, ajustado por peso y talla.
Tome el medicamento como se indica. Si los cambios de estilo de vida no son suficientes, el médico puede prescribir medicamento para controlar su presión arterial. Si usted está en la medicación Asegúrese de seguir tomando aunque "sienten mejor". Recuerde que la presión arterial alta no tiene síntomas y controlar con la medicación no significa que no lo tiene.

En cambio, los países de ingresos bajos tienen la prevalencia más elevada de tensión arterial elevada. En la Región de África de la OMS se estima que en muchos países más del 30% de los adultos sufre hipertensión, y esa proporción va en aumento. Asimismo, los valores medios de la tensión arterial en esta región son mucho más altos que la media mundial.
Presión alta o hipertensión es cuando la sangre pasa por las arterias con demasiada fuerza. El corazón debe esforzarse más cuando la presión arterial es alta, y aumenta su riesgo de enfermedades del corazón y diabetes. La presión alta aumenta el riesgo de ataques al corazón, derrames y problemas con los ojos y riñones. La presión alta es un problema que no desaparece solo; requiere tratamiento y cambios de alimentación y estilo de vida.

La diferencia calculada entre la presión sistólica y diastólica también es de interés. Si la diferencia es grande (p. ej. 170/85), puede ser señal de tener las arterias endurecidas, a menudo provocado por una enfermedad cardíaca. Esto significa que los vasos sanguíneos no se pueden dilatar lo suficiente cuando el corazón envía una pulsación, y obliga a que la presión arterial aumente (las paredes no pueden expandirse, así que la presión aumenta cuando el corazón bombea sangre).
Las personas con obesidad tienen entre dos y tres veces más posibilidades de padecer hipertensión, según datos de la Fundación Española del Corazón (FEC). Además, perder peso es la mejor forma de bajar la presión arterial, pues reducir 10 kilos puede repercutir en una bajada en la tensión sistólica de unos dos puntos; por ejemplo, de 140 a 120 mmHG. Lo mejor para perder esos kilos de más es acudir a un especialista que te proporcione una dieta personalizada, y realizar ejercicio de manera habitual.
Además de todos los efectos dañinos que el alcohol produce en la salud, también aumenta directamente la presión arterial. Según creen los expertos, esta sustancia activa en nuestro organismo la producción de adrenalina, que contrae los vasos sanguíneos, haciendo que la presión arterial aumente. Aproximadamente entre el 5% y el 7% de los casos de hipertensión están relacionados con el alcoholismo. Aunque se suele abogar por un consumo moderado, lo mejor es no tomar ni una gota.
La comunidad médica ha establecido como estándar una tabla de valores normales de presión sanguínea para todas las personas, aunque bien es cierto que dichos valores genéricos deben ser completados con la características personales de cada persona, con especial relevancia a la edad de cada paciente, para determinar si los indicadores se pueden establecer como normales o no.
Los niveles de presión sanguínea deben ser menores que en personas adultas. Se determina que un niño presenta una medición anormal cuando la presión sistólica es superior a 140 mmHG y la diastólica está por encima de los 90 mmHg. Estadísticamente la causa de niños con valores anormales se debe a la obesidad o sobrepeso (aunque tampoco se pueden descartar causas motivadas en trastornos hormonales o enfermedades de riñón)

¿Tienes hipertensión o crees que puedes tenerla? Si es así pide cita con tu médico y empieza a medirte de manera constante la presión arterial. Es fundamental el control sistemático y poder hacer un análisis de su evolución. Si bien, lo mejor que puedes hacer es aprender a prevenir dichas subidas y saber cómo bajar la tensión arterial rápidamente en casa si es necesario.


En la mayoría de países, la tensión se expresa en milímetros de mercurio, aunque en el mundo hispánico se suele indicar en centímetros. De forma que aquí hablaríamos, por ejemplo, de una tensión de 12 y 8, mientras que en otras partes se diría 120 y 80. Lo que este valor indica es que nuestra tensión es capaz de hacer subir 12 cm la columna de mercurio.
El control en el hogar puede ayudarte a controlar tu presión arterial, asegurarte de que funcionen tus cambios en el estilo de vida y alertarlos a ti y a tu médico de posibles complicaciones para la salud. Los monitores de presión arterial se encuentran disponibles para el público sin ningún tipo de receta. Habla con tu médico sobre el control en el hogar antes de comenzar.
Seguro que has oído hablar en infinidad de ocasiones acerca de la tensión alta o hipertensión. Una variable que nos da mucha información sobre nuestra salud y que, por tu bien, te recomendamos que la tengas en cuenta. Existen aparatos para realizar mediciones en casa, aunque te recomendamos siempre que sea un doctor quien determine, en base a pruebas objetivas, exploraciones y test de hábitos, tu salud y su tratamiento.
Según el libro Curas Naturales por el dr. James F. Balch, la combinación de calcio y magnesio es un buen suplemento para personas que padecen de hipertensión. El riesgo de desarrollar presión arterial alta aumenta si existe una deficiencia de magnesio en la persona. Por otro lado, algunos estudios demostraron que tomar un suplemento de calcio tuvo un efecto en las personas que padecían de presión alta bajando la tensión sistólica de 2 a 4 mmHg.
La información sanitaria ofrecida en eCurae, tiene como objetivo únicamente complementar, bajo ningún concepto a reemplazar, la relación existente entre el usuario de eCurae y su médico o farmacéutico. © Copyright eCurae 2019, todos los derechos reservados. Si quieres puedes acceder a la sección Sobre nosotros para descubrir más sobre eCurae. Si quieres contactar con nosotros, puedes hacerlo a través de la página de contacto.

Diplomada en Enfermería por la Universidad de Granada con un Master Oficial en Protección de Datos en el Ámbito Sanitario y especialista en la atención al paciente en UCI y Urgencias. Actualmente pertenezco al equipo docente del departamento Biosanitario del Instituto Europeo de Estudios Empresariales (INESEM) y colaboro en la redacción de la revista online de INESEM.
La presión arterial alta es ocasionada por un estrechamiento de unas arterias muy pequeñas denominadas «arteriolas» que regulan el flujo sanguíneo en el organismo. A medida que estas arteriolas se estrechan (o contraen), el corazón tiene que esforzarse más por bombear la sangre a través de un espacio más reducido, y la presión dentro de los vasos sanguíneos aumenta.

Saber con certeza el estado de su presión arterial sistólica y diastólica es vital para su salud y podría salvarle la vida. Hay evidencia científica abrumadora de que el uso de un monitor de presión arterial en el hogar es una manera muy eficiente de determinar la presión arterial real pero al igual que en el consultorio de su doctor, usted debe tener buenas técnicas de medición y debe seguir, de manera estricta, algunos procedimientos a fin de que las lecturas sean exactas. De acuerdo con la Asociación Americana del Corazón, es muy común obtener medidas incorrectas, no porque los dispositivos sean inexactos, sino porque la persona que lo utiliza usualmente no sigue un buen procedimiento de medición. Algunos errores comunes son las mediciones con demasiada frecuencia, la utilización de un brazalete de tamaño incorrecto o no reposar en silencio durante unos minutos antes de medir la presión arterial. Otro error común consiste en tomar mediciones individuales o escoger sólo las lecturas más altas.
Ensayo del tratamiento antihipertensivo y de reducción de lípidos para prevenir ataques al corazón (ALLHAT, por sus siglas en inglés). Este estudio del NHLBI comenzó en 1994 y duró ocho años. En una parte del estudio participaron personas con presión arterial alta y en otra parte participaron personas con colesterol alto en sangre. Los hallazgos de ALLHAT dieron a conocer la manera en la que tratamos la presión arterial alta y el colesterol alto en sangre. Visite el Ensayo del tratamiento antihipertensivo y de reducción de lípidos para prevenir ataques al corazón (en inglés) para obtener más información sobre todas las actividades de investigación y avances de este estudio. 

Se recomienda que mantengamos un control de nuestra presión arterial para comprobar que no sufrimos ningún desnivel, ni bajos ni altos, en nuestra tensión. No es necesario hacerlo todos los días, ni cada semana, pero cada vez que acudas al médico es conveniente que te mida la tensión. Si sufres algún problema de peso o de alimentación u otras enfermedades como colesterol, es más conveniente medir la tensión con más frecuencia, para asegurarte de que no deriva en otros problemas.
¿Te pasas horas con ruido de fondo? No hace falta que sea un gran ruido. Si cada día estás expuesta a ruido de tráfico, del aparato de aire acondicionado, del ventilador de tu ordenador, etc,, seguro que contribuye a tu estrés. Aunque no seas consciente, el ruido te va calando, te estresa y acaba teniendo efecto en la tensión. Evítalo al máximo y, si es necesario, ponte tapones para dormir.
Nuestro cuerpo tiene un sistema circulatorio adecuado. Las arterias llevan la sangre purificada u oxigenada desde el corazón a diferentes partes del cuerpo, mientras que las venas llevan la sangre desoxigenada de diferentes partes a los pulmones para su purificación. El corazón bombea la sangre de una manera rítmica, con una presión y esto se conoce como la presión arterial. En otras palabras, la presión que se experimenta en las arterias cuando el corazón bombea la sangre a otras partes de su cuerpo, se conoce como la presión arterial. Se mide en los términos de la presión sistólica y diastólica. La presión medida en el momento de contracción del corazón, se conoce como la presión sistólica y cuando el corazón se relaja, la presión se conoce como la presión diastólica. Un gráfico de la presión arterial se compone de dos lecturas: sistólica y diastólica. Por ejemplo, si su presión arterial es 120/80 mmHg, entonces la presión arterial sistólica será de 120 y 80 será la presión arterial diastólica.
Haga ejercicio todos los días. El ejercicio moderado puede reducir el riesgo de tener presión arterial alta. Establezca algunas metas para hacer ejercicios de manera segura y gradualmente lograr hacer por lo menos 30 minutos de ejercicio al día la mayoría de los días de la semana. Consulte con el médico antes de comenzar un plan de ejercicios si tiene problemas de salud que no están siendo tratados. Puede encontrar más información sobre el ejercicio y la actividad física en Go4Life.
En casi todos los países de ingresos altos, el diagnóstico y tratamiento generalizado de esas personas con medicamentos de bajo costo ha propiciado una reducción significativa de la proporción de personas con tensión arterial elevada, así como de la tensión arterial media en todas las poblaciones, lo que ha contribuido a reducir la mortalidad por enfermedades del corazón. Por ejemplo, el 31% de los adultos en la Región de las Américas de la OMS padecía tensión arterial elevada en 1980, en comparación con 18% en 2014.
Agrandamiento del corazón. La presión arterial alta hace trabajar más al corazón. Al igual que cualquier otro músculo del cuerpo que se someta a exceso de ejercicio, el corazón aumenta de tamaño para poder realizar el trabajo adicional. Cuanto más grande sea el corazón, más sangre rica en oxígeno necesitará, pero menos podrá mantener una circulación adecuada. A consecuencia de esta situación, la persona afectada se sentirá débil y cansada, y no podrá hacer ejercicio ni realizar actividades físicas. Sin tratamiento, la insuficiencia cardíaca seguirá empeorando. 
×