Su “verdadera presión arterial” representa su presión arterial usual durante un período de tiempo. Aún las personas con un rango normal de presión arterial presentarán fluctuaciones en un período de 24 horas, y la variabilidad está determinada por muchos factores fisiológicos. Tenga en cuenta que incluso una buena presión arterial puede cambiar hasta ≥ 20 mm Hg entre lecturas. No debe preocuparse por esto.
Las personas con obesidad tienen entre dos y tres veces más posibilidades de padecer hipertensión, según datos de la Fundación Española del Corazón (FEC). Además, perder peso es la mejor forma de bajar la presión arterial, pues reducir 10 kilos puede repercutir en una bajada en la tensión sistólica de unos dos puntos; por ejemplo, de 140 a 120 mmHG. Lo mejor para perder esos kilos de más es acudir a un especialista que te proporcione una dieta personalizada, y realizar ejercicio de manera habitual.

Debes verificar que el tensiómetro que tienes en casa sea preciso y que lo estás usando bien. Si no estás seguro, pregúntale al médico. Es posible que el médico te pida que lleves el tensiómetro al consultorio. Puedes tomarte la presión en un brazo con tu tensiómetro mientras el médico te la toma en el otro brazo con equipos que tiene en el consultorio.

Bloqueadores de los canales de calcio. Estos medicamentos, que incluyen el amlodipino (Norvasc), el diltiazem (Cardizem, Tiazac u otros) y otros, ayudan a que se relajen los músculos de los vasos sanguíneos. Algunos pueden disminuir la frecuencia cardíaca. Los bloqueadores de los canales de calcio quizás funcionen mejor que los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina por sí solos para las personas con antepasados africanos y las de mayor edad.

Así como nuestras lecturas de presión arterial cambian según nuestra postura, el tiempo de sueño y los niveles de estrés durante el día, nuestra presión arterial cambia a medida que envejecemos. A pesar de las mediciones fluctuantes o cambiantes, debemos mantener un rango normal. A medida que envejecemos, podemos esperar cambios en nuestra salud cardiovascular, incluidos nuestros niveles de presión arterial y colesterol. Existen varios factores que reflejan nuestros niveles de presión arterial a lo largo de los años, incluida la presión arterial normal para personas mayores.
Mucha de la sal que ingerimos viene de la comida rápida, comidas preparadas, pan y gaseosas: cosas que debemos evitar al seguir una dieta baja en carbohidratos. Esto reducirá la ingesta de sal de forma automática. Además, los efectos hormonales de la dieta baja en carbohidratos y alta en grasas pueden hacer que sea más fácil para el cuerpo deshacerse del exceso de sal a través de la orina; esto explica la ligera disminución de la presión arterial.

Seguro que has oído hablar en infinidad de ocasiones acerca de la tensión alta o hipertensión. Una variable que nos da mucha información sobre nuestra salud y que, por tu bien, te recomendamos que la tengas en cuenta. Existen aparatos para realizar mediciones en casa, aunque te recomendamos siempre que sea un doctor quien determine, en base a pruebas objetivas, exploraciones y test de hábitos, tu salud y su tratamiento.


Por otra parte, para bajar la tensión arterial también es imprescindible reducir el consumo de estimulantes. Dentro de este grupo entrar el tabaco, el alcohol o las drogas. Es decir, todas las recomendaciones redundan en un mismo sentido. Evitar las sustancias perjudiciales e incidir en una alimentación baja en sal y grasa y rica en frutas, verduras y pescado.

Para imaginártelo, basta que cierres con fuerza tu puño durante 10 segundos. Verás que la presión en algunos puntos de tu mano comienza a ser insoportable. ¿Te imaginas lo que pasa si tus arterias están bajo una presión similar todo el tiempo? Lo que esto puede provocar, entre otras cosas, es una serie de complicaciones para diversos órganos, como el cerebro, el corazón y los riñones, y si lo quieres ver más allá, influye en la manera en que percibes la vida.
×