Otro factor que también se debe considerar es la ansiedad la cual puede inducir la elevación de la presión arterial. En ocasiones, las personas se obsesionan con la necesidad de tomar buenas lecturas como una medida para preservar la salud pero ésto no sólo puede provocar una sobreestimación de la presión arterial, sino que también puede empeorar la hipertensión en general. La variabilidad inherente de la presión arterial significa que, sin duda alguna, habrá algunas lecturas altas. Si está muy ansioso, estas lecturas altas pueden agravar su ansiedad, lo que lleva a nuevos aumentos de la presión arterial y la creación de un círculo vicioso. Si esto le suena familiar, recuerde que la medición con demasiada frecuencia no es recomendable.

Consume alimentos ricos en omega 3. La dieta de muchas personas es pobre en ácidos grasos omega 3 (aceite de pescado) y equilibrar esta deficiencia ayuda a bajar la presión arterial de forma natural. Consume pescado al menos dos veces por semana, puesto que así obtendrás ácidos grasos omega 3, reducirás los triglicéridos y mejorarás la salud cardiaca en general.[10]
Una de las razones para visitar al médico regularmente es hacerse chequeos de la presión arterial. Los chequeos rutinarios de la presión arterial ayudarán a identificar una elevación temprana de la presión arterial aun si usted se siente bien. Si hay indicación de que la presión arterial está alta en dos o más chequeos, el médico puede pedirle que se mida la presión arterial en casa a diferentes horas del día. Si la presión se mantiene alta, incluso cuando usted está relajado, el médico podría sugerirle ejercicios, cambios en su dieta y, muy probablemente, medicamentos.

En el pasado, la mayor parte de la atención era prestada a la presión diastólica, pero hoy en día es reconocido que son también factores de riesgo la alta presión sistólica y la alta presión de pulso (la diferencia numérica entre las presiones sistólicas y diastólicas). En algunos casos, parece que una excesiva disminución de la presión diastólica puede realmente aumentar el riesgo, debido probablemente a la diferencia creciente entre las presiones sistólicas y diastólicas (ver el artículo sobre la presión de pulso).


Intenta realizar al menos 150 minutos por semana de actividad aeróbica moderada o 75 minutos por semana de actividad aeróbica intensa, o bien una combinación de actividad moderada e intensa. Por ejemplo, intenta caminar a paso ligero durante alrededor de 30 minutos casi todos los días de la semana. También puedes probar con el entrenamiento por intervalos, en el cual se alternan períodos breves de actividad intensa con períodos cortos de recuperación de actividad más ligera. Trata de hacer ejercicios para fortalecer los músculos al menos dos días a la semana.
Comer sin sal. Casi lo primero que suele recomendar el médico a los pacientes con presión alta es quitarse la sal de las comidas. Sin embargo, solo 2 de cada 10 personas son sensibles a la sal y pueden llegar a mejorar con esta medida. Descubre algunos alimentos con sal oculta... ¡y evítalos! Beneficios del potasio. 
Estudios recientes recomiendan aumentar el consumo de alimentos ricos en potasio más que reducir drásticamente la sal. Los más ricos en potasio son frutas (plátano, chirimoya) y verduras (acelgas, espinacas, coles). Otros serían los lácteos, las legumbres, las setas (champiñón) y los frutos secos.
Entre las enfermedades crónicas, la presión arterial, con mas de 8.5 millones de hipertensos en España y mas de mil millones en el mundo se lleva la palma, seguida muy de cerca por la diabetes, con mas de 5,3 millones de diabéticos en España y 387 millones en el mundo, de ahí que llevar una tabla de presión arterial o de glucosa en sangre, sea una actividad de lo más habitual.
Medir la tensión consiste en una prueba fácil, rápida y sin dolor. Lo primero que tienes que hacer es adoptar una postura cómoda y relajada. Es decir, no puedes medirte la tensión si estás alterado, pues eso cambiaría los niveles. Por tanto, relájate y siéntate. Ahora, tienes que estirar el brazo y apoyarlo en una mesa para estar más cómodo. El médico cogerá el tensiómetro, el aparato para medir la tensión, y colocará el manguito alrededor de tu brazo. Debe estar en contacto con la piel, así que tendrás que quedarte en manga corta. Ese manguito se inflará ejerciendo un poco de presión sobre tu brazo y la tensión alcanzará el punto mínimo y máximo. Después de unos segundos se desinflará y ya se habrá tomado tu tensión. Recuerda que no tienes que haber hecho ejercicio antes, ni estar alterado, ni haber tomado bebidas que puedan ayudar a estar más nervioso (café), pues eso influirá en medir la tensión correctamente.
La presión arterial normal no siempre es fácil de mantener ya que nuestra composición genética y los factores estresantes cotidianos pueden hacer que fluctúe. Muchas personas pueden tener niveles elevados sin siquiera saberlo. La medición de la presión arterial promedio puede variar según las condiciones de salud existentes y la edad. Conocer su medición de presión específica y controlarla con visitas al médico y en el hogar puede ayudar a prevenir consecuencias graves. Manténgase en forma, coma bien, haga ejercicio regularmente y evite los factores desencadenantes para mantener una lectura y vida saludables de la presión arterial normal.
La Fundación Española del Corazón (FEC) advierte de que las personas que fuman tienen entre dos y tres veces más riesgo de tener un accidente cardiovascular que los no fumadores, ya que el tabaco favorece la aparición de trombos y fomenta la acumulación de colesterol ‘malo’ y la reducción del colesterol ‘bueno’. Dejar de fumar tiene consecuencias positivas inmediatas para la presión arterial, ya que la salud cardiovascular mejora después de dejar este hábito tan dañino.
La definición de la hipertensión en los niños es más compleja porque depende del percentil de altura en la que ella se encuentra. Por ejemplo, un niño de 5 años que esté en el percentil 10 de altura se considera hipertenso si tiene valores persistentemente por encima de 109/70mmHg. Ya un niño de 5 años, pero en el percentil 90 de altura, debe a menudo tener valores por encima de 115/74mmHg para ser diagnosticado con hipertensión.
El objetivo por tanto para los servicios de salud será conseguir que las cifras de TA no suban de 130/80 mmHg como medio teórico de evitar las complicaciones derivadas de la HTA como factor de riesgo para otras patologías como las cardiovasculares o las patologías renales crónicas. Hacer especial hincapié en las cifras de TA elevada va a ser crucial. Y aquí el papel de los enfermeros es indiscutible. Por supuesto, la vigilancia en enfermos con patologías como diabetes, cardiopatías y/o ERC, entre otras enfermedades crónicas, sigue siendo igual de importante.
Otra de las cuestiones que surgen más a menudo, es acerca de la frecuencia con la que debemos tomarnos la tensión. ¿Cada cuánto tiempo? Si tienes más de 40 años, deberías tomártela al menos una vez al año, mientras que los menores de esta edad pueden hacerlo cada 3 años siempre que los resultados sean normales. Por supuesto, si tienes alguna enfermedad, debes aumentar la frecuencia.
La mediciones no invasivas por auscultación (del latín escuchar) y oscilométrica, son más simples y más rápidas que las mediciones invasivas, requieren menos pericia para llevarlas a cabo, virtualmente no tienen complicaciones, y son menos desagradables y dolorosas para el paciente. Sin embargo, las mediciones no invasivas pueden tener una exactitud algo más baja y pequeñas diferencias sistemáticas en los resultados numéricos. Los métodos de medición no invasivos son más comúnmente usados para exámenes y monitoreos rutinarios.
Las tablas anteriores están diseñadas para entender qué rango se debe considerar normal para cada edad para que se pueda mantener un seguimiento de cualquier aumento o caída anormales. Otra cosa que se debe entender antes de seguir adelante con la interpretación de los gráficos de la presión arterial es que su presión arterial no permanece igual durante todo el día y cada actividad puede subir o bajar la presión arterial. Esto es normal, pero cualquier aumento o una caída abrupta de la presión arterial durante tales actividades mundanas o situaciones de la vida debe ser considerado anormal y debe ser traído a la atención médica. Además, si usted ya tiene un historial de la presión arterial alta o baja, cualquier malestar físico que indica un cambio en los niveles de la presión arterial (como dolores de cabeza y el enrojecimiento de la cara en la presión arterial alta y el mareo y la debilidad en la presión arterial baja) debe ser reportado a un médico registrado. Mantener un estilo de vida activo y saludable es la clave para mantener su presión arterial bajo control. El manejo del estrés es de suma importancia para evitar tanto la presión arterial alta, como la presión arterial baja. Además, hacer las cosas que le interesan y hacerse sentir bien es una buena manera de evitar alteraciones de la presión arterial. ¡Manténgase feliz para estar saludable y viceversa!
Estas cifras se utilizan de forma orientativa para clasificar el estado de tensión arterial según el grupo de población en personas sanas y sin ningún tipo de alteración. En el momento en el que se detecta una alteración se debe de realizar un estudio en el que, tras varias mediciones y a distintas horas de distintos días, se compruebe que esta persona tiene una alteración pasándose a investigar la causa del desajuste. Entre las alteraciones que mayor incidencia de prevalencia padece la población nos encontramos de tipo endocrino, cardiocirculatorio o renal.  Estas alteraciones influyen sobre la presión arterial aumentando y o disminuyéndola:
La hipertensión es un problema que afecta más a las personas mayores cierto, pero es un error pensar que solo puede darse a partir de determinada edad. La realidad es que también puede padecerla gente joven, aunque sea menos común. La causa de que una parte de la población sea más propensa que otra se debe a que con el paso del tiempo empeora la circulación y nuestras arterias no tienen el mismo rendimiento.
×