Quitar la sal es casi lo primero que suele recomendar el médico. Sin embargo, solo 2 de cada 10 personas son sensibles a la sal y pueden llegar a mejorar con esta medida. Estudios recientes recomiendan aumentar el consumo de alimentos ricos en potasio más que reducir drásticamente la sal. Los más ricos son frutas (plátano, chirimoya) y verduras (acelgas, espinacas, coles). Otros serían los lácteos, las legumbres, las setas (champiñón) y los frutos secos.

Un nuevo estudio grande, sin embargo, Un nuevo estudio grande, sin embargo, indicó que las personas con hipertensión vivían más tiempo y con menor riesgo de enfermedad cardíaca si reducían la presión sanguínea sistólica hasta 120 usando medicamentos. Desafortunadamente, este beneficio conlleva un aumento significativo del riesgo de efectos secundarios:
Se puede decir que la tensión arterial considerada ideal es de 119/79 mm/Hg, pero lo cierto es que la tensión arterial normal tiene un rango más amplio que este. Se trata de hipertensión arterial cuando la tensión es superior a 140/90 mm/Hg, o 140 mm/Hg de presión sistólica y 90 mm/Hg de presión diastólica, y se habla de hipotensión arterial si la tensión es inferior a 100/60 mm/Hg, es decir, 100 mm/Hg de presión sistólica y 60 mm/Hg de presión diastólica. 

Un estudio del Instituto de Medicina Mente-Cuerpo Benson-Henry en el Hospital General de Massachusetts, afiliado a la Escuela de Medicina de Harvard (Estados Unidos) ha comparado una técnica de gestión del estrés llamada 'respuesta de relajación' con educación sobre los cambios en el estilo de vida como reducción de sodio (menos sal en las comidas), pérdida de peso y ejercicio.
La presión arterial es la medida de fuerza de cada latido contra importantes vasos sanguíneos llamados arterias. Se mide en milímetros de mercurio (mmHg) e incluye sistólica presión (la presión en las arterias cuando el corazón late) y diastólica presión (la presión en las arterias entre latidos). Es el término médico para la presión arterial alta hipertensión.
La tensión arterial baja, es un trastorno menos común. Sin embargo, es algo que también se da. Puede que hayas escuchado muchas veces que a alguien le ha dado un mareo o perdido la consciencia. Estos dos problemas son casi seguro ocasionados por niveles bajos de tensión. Y aunque no suelen ocasionar graves consecuencia, pues la recuperación es pronta, pueden hacer que nos demos un golpe fuerte en la caída, provocando otros daños.

A.D.A.M., Inc. está acreditada por la URAC, también conocido como American Accreditation HealthCare Commission (www.urac.org). La acreditación de la URAC es un comité auditor independiente para verificar que A.D.A.M. cumple los rigurosos estándares de calidad e integridad. A.D.A.M. es una de las primeras empresas en alcanzar esta tan importante distinción en servicios de salud en la red. Conozca más sobre la politica editorial, el proceso editorial y la poliza de privacidad de A.D.A.M. A.D.A.M. es también uno de los miembros fundadores de la Junta Ética de Salud en Internet (Health Internet Ethics, o Hi-Ethics) y cumple con los principios de la Fundación de Salud en la Red (Health on the Net Foundation: www.hon.ch).


Una consulta. Tengo 63 años Dos intervenciones al corazón. La primera una operacion a corazon abierto para la implantación de 5 by passes cuando tenia 49 años de edad y la segunda la colocación de dos esteems mediante cateterismo cuando tenia 55 años, por la obstruccion de dos de los by passes. Mi presión esta en 150/80. Cual debe ser lo optimo en mi presion arterial?. Muchas gracias por su atencion.
La presión alta o hipertensión quiere decir que nuestro corazón está trabajando mucho más de la cuenta para poder bombear la sangre. Esto es algo muy peligroso ya que puede provocar un ataque cardíaco, un desorden renal o una trombosis cerebral. Por o tanto, debemos llevar un control sobre nuestra presión arterial. A continuación en Demedicina te mostramos cómo bajar la tensión con remedios naturales.
Un brazalete del tamaño apropiado es ajustado e inflado manualmente al apretar repetidamente un bulbo de goma hasta que la arteria braquial es ocluida totalmente. Escuchando con el estetoscopio la arteria braquial en el codo, el examinador libera lentamente la presión en el brazalete. Cuando la sangre apenas comienza a fluir en la arteria, el flujo turbulento crea un "silbido" o palpitación (primer sonido de Korotkoff). La presión en la cual este sonido se oye primero es la presión sanguínea sistólica. La presión del brazalete sigue liberándose hasta que no se puede oír ningún sonido (quinto sonido de Korotkoff) en la presión sanguínea diastólica. A veces, la presión es palpada (sentida a mano) para conseguir una estimación antes de la auscultación.
También baja durante la digestión. Seguro que alguna vez has notado esa sensación de somnolencia después de las comidas, favorecida por la ingesta de alcohol. De hecho, la siesta, muy practicada en los países cálidos, es casi imperativa después de una comida copiosa, mientras que una ingesta ligera ayuda a superar el bajón, lo mismo que hace un buen café, por su efecto estimulante.
Algunos síntomas de tensión alta abarcan confusión, náuseas, vómitos, problemas de visión, sangrado nasal o dolor de cabeza intenso. Pueden aparecer uno, varios o todos. Pero, como siempre decimos, cada persona es un mundo y es posible que incluso no aparezca ninguno de estos síntomas pero tengas hipertensión, por lo que es muy importante que te la midas con relativa frecuencia. A continuación te contamos cuál es la frecuencia ideal según tu edad para que la tengas siempre controlada.
Hay algunos inconvenientes para el tensiómetro aneroide. Es un dispositivo complejo que puede dañarse fácilmente y volverse menos preciso. El dispositivo puede ser difícil de usar si no tiene un anillo de metal, lo que facilita la colocación del brazalete. Además, la perilla de goma que infla el brazalete puede ser difícil de apretar. Este tipo de monitor puede no ser el mejor para las personas con discapacidad auditiva, debido a la necesidad de escuchar los latidos de su corazón a través del estetoscopio.

Por lo tanto,  ya consigues entender que una de las causas de la hipertensión arterial es un aumento excesivo del volumen de la sangre dentro de los vasos sanguíneos. Este exceso suele ocurrir cuando el organismo retiene mucha sal y agua. Sin embargo, la mayoría de los pacientes hipertensos no tiene exceso de líquidos en el organismo, por lo menos no el suficiente para rebasar la capacidad de dilatación de los vasos. Lo que ocurre es un fallo en la capacidad de autorregulación. Las arterias están siempre más comprimidas que el necesario para la presión arterial sea normal.
El torrente sanguíneo depende de los latidos cardíacos, con una presión más alta durante la fase sistólica que la diastólica. Las válvulas cardíacas se encargan de que la sangre circule en un único sentido por el corazón. Los dos ventrículos, las cavidades inferiores del corazón, se contraen de forma simultánea (en la fase sístole) y la salida súbita de sangre en el flujo sanguíneo corresponde a la lectura máxima. Cuando se relajan, la presión arterial disminuye. Esta es la fase conocida como diástole y equivale a la lectura mínima.
Agrandamiento del corazón. La presión arterial alta hace trabajar más al corazón. Al igual que cualquier otro músculo del cuerpo que se someta a exceso de ejercicio, el corazón aumenta de tamaño para poder realizar el trabajo adicional. Cuanto más grande sea el corazón, más sangre rica en oxígeno necesitará, pero menos podrá mantener una circulación adecuada. A consecuencia de esta situación, la persona afectada se sentirá débil y cansada, y no podrá hacer ejercicio ni realizar actividades físicas. Sin tratamiento, la insuficiencia cardíaca seguirá empeorando.
Las mujeres habitualmente presentan valores de presión arterial sistólica inferiores a los de los hombres. Sin embargo, la presión arterial sistólica aumenta con la edad de una forma mas pronunciada en la mujer: por encima de 60 años las mujeres presentan cifras de presión arterial superiores, incrementando la frecuencia de hipertensión es estas edades.
Si es posible, evita usar betabloqueantes para tratar la presión arterial (como pueden ser las pastillas Atenolol, Metropol o Seloken). Son menos efectivos y causan más efectos secundarios (como disminución de la potencia, fatiga y ganancia de peso). Estos medicamentos pueden, sin embargo, funcionar en el caso de enfermedades cardíacas (como una angina).

Entre algunos ejemplos de ejercicios aeróbicos que puedes intentar hacer para reducir la presión arterial se incluyen: caminar, trotar, andar en bicicleta, nadar o bailar. También puedes probar con el entrenamiento por intervalos de alta intensidad, en el cual se alternan períodos breves de actividad intensa con períodos posteriores de recuperación de actividad más ligera. El entrenamiento de fuerza también puede ayudar a reducir la presión arterial. Intenta incluir ejercicios de entrenamiento de fuerza al menos dos días a la semana. Habla con tu médico acerca de cómo elaborar un programa de ejercicios.
La presión arterial varía durante el ciclo cardíaco de forma semejante a una función sinusoidal lo cual permite distinguir una presión sistólica que es definida como el máximo de la curva de presión en las arterias y que ocurre cerca del principio del ciclo cardíaco durante la sístole o contracción ventricular; la presión arterial diastólica es el valor mínimo de la curva de presión (en la fase de diástole o relajación ventricular del ciclo cardíaco). La presión media a través del ciclo cardíaco se indica como presión sanguínea media; la presión de pulso refleja la diferencia entre las presiones máxima y mínima medidas.1​
Esta tensión o presión arterial está compuesta por dos cifras cuando realizamos la medición. La primera cifra es la correspondiente a la presión arterial generada en la sístole del corazón (contracción de la cámara del corazón “aurícula” que inyecta la sangre hacia el “ventrículo” correspondiente, izquierdo o derecho) donde la sangre de los ventrículos es impulsada hacia los pulmones (si es la aurícula derecha) o hacia el resto del  cuerpo (si es la aurícula izquierda).
No existe suficiente investigación para saber si el medirse la presión arterial en casa, con o sin apoyo adicional (como cursos o recordatorios telefónicos) ha ayudado a las personas a reducir el número de medicamentos que tenían que tomar, la cantidad de cada medicamento que tenían que tomar, o el número de veces que necesitaron acudir a un médico. Los investigadores no han establecido qué tipo de apoyo adicional, de un médico o clínica, sería mejor para ayudar a las personas a medirse la presión arterial en casa.
Puede consultar las listas oficiales de la presión de la sangre, elaboradas con la altura, el peso y el índice de la masa corporal (IMC) de los datos de ciertos grupos de niños y adultos. Los gráficos están disponibles en todas las clínicas. La PA superiora a los niveles normales, se refiere como la PA alta o la hipertensión. La condición en la que los niveles normales de la presión arterial tienen el nivel más bajo se denomina como la hipotensión. Los resultados del envejecimiento, són los niveles más altos de la PA. Aparte de esto, el estrés físico o emocional, la dieta inadecuada, el consumo excesivo de la sal común, el estilo de vida sedentario, el tabaquismo, el consumo excesivo del alcohol, el consumo excesivo de la cafeína, la nicotina, las pastillas anticonceptivas, la predisposición genética, los antecedentes familiares, el exceso del peso o la obesidad, pueden afectar a los niveles de la presión arterial. Los niveles también varían según la altura. Las mujeres pueden experimentar la presión arterial alta o baja durante el embarazo. Las mujeres menopáusicas, en general, tienen los niveles más altos de PA,  ya que los niveles de estrógeno bajan significativamente. La hormona femenina, el estrógeno, ayuda a regular los niveles de presión arterial.

El bombeo del corazón hace el flujo sanguíneo a través de los vasos sanguíneos en el cuerpo. La presión que cae sobre las paredes de las arterias cuando la sangre se abre camino a través de los vasos sanguíneos en el cuerpo  se conoce como la presión arterial. La lectura de esta presión es determinada  por dos definiciones expresadas con un valor numérico: la presión sistólica y la presión arterial diastólica. La primera se mide cuando el corazón late, mientras que la segunda se mide en la siguiente fracción, cuando  el corazón está en reposo. Por lo tanto, una lectura de la presión arterial siempre se da en dos números, uno alto y un número menor en ese orden. La tasa de presión sistólica es comprensiblemente más alta, ya que una mayor presión recae sobre las paredes de la arteria cuando el corazón late. Para medir estos dos números, uno debe conocer el impacto de las presiones de ambos: la constante y la presión extra que cae cuando el corazón late.
La presión arteria es un importante signo vital. La Presión Arterial es la medición de la presión que ejerce el flujo de sangre a través de los vasos sanguíneos (llamados arterias) contra las paredes de los vasos. La presión arterial suele cambiar, drásticamente, con la edad. Por eso es importantísimo que controle su presión arterial con regularidad. Esta sencilla herramienta que Medindia pone a su disposición le permite comparar su presión arterial con los niveles considerados normales.
Una de las razones para visitar al médico regularmente es hacerse chequeos de la presión arterial. Los chequeos rutinarios de la presión arterial ayudarán a identificar una elevación temprana de la presión arterial aun si usted se siente bien. Si hay indicación de que la presión arterial está alta en dos o más chequeos, el médico puede pedirle que se mida la presión arterial en casa a diferentes horas del día. Si la presión se mantiene alta, incluso cuando usted está relajado, el médico podría sugerirle ejercicios, cambios en su dieta y, muy probablemente, medicamentos.
Si tu presión arterial es normal, mantener o adoptar un estilo de vida saludable puede prevenir o retrasar el comienzo de la presión arterial alta u otros problemas de salud. Si tu presión arterial no es normal, un estilo de vida saludable, a menudo combinado con medicamentos, puede ayudarte a controlarla y a reducir tu riesgo de tener complicaciones potencialmente fatales.

El sodio es una parte clave de cómo el cuerpo controla los niveles de presión arterial. Los riñones ayudan a equilibrar los niveles de fluidos y sodio en el cuerpo. Utilizan el sodio y el potasio para eliminar el exceso de fluido de la sangre. El cuerpo desecha este exceso de fluidos en forma de orina. Cuando los niveles de sodio en la sangre son altos, los vasos sanguíneos retienen más fluidos. Esto incrementa la presión arterial sobre las paredes de los vasos sanguíneos.
Debes verificar que el tensiómetro que tienes en casa sea preciso y que lo estás usando bien. Si no estás seguro, pregúntale al médico. Es posible que el médico te pida que lleves el tensiómetro al consultorio. Puedes tomarte la presión en un brazo con tu tensiómetro mientras el médico te la toma en el otro brazo con equipos que tiene en el consultorio.
Sufrir alteraciones en la tensión puede llegar a generar numerosos problemas, algunos de ellos graves. Los episodios de crisis pueden tener consecuencias como infartos y daños cerebrales, causando daños a órganos vitales (el corazón, los riñones o el cerebro), por lo tanto, es de vital importancia hacer caso de los especialistas y llevar un control exhaustivo para minimizar los riesgos.

Además, adoptar unos hábitos de vida saludables puede ayudar a controlar mejor la hipertensión, y con unos sencillos gestos en el día a día se puede mantener el corazón sano. Si quieres evitar o retrasar la necesidad de tomar fármacos antihipertensivos, y reducir el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, toma nota de estas 10 formas de reducir tu presión arterial de manera natural.

Practicar deporte es clave. El ejercicio puede reducir un 70% el riesgo de hipertensión. Al moverte, aunque sea andar de manera moderada, los vasos sanguíneos se ensanchan y mejora la frecuencia cardíaca. Se calcula que haciendo ejercicio aeróbico (andar, ir en bicicleta, correr) de forma habitual la presión baja 4,6 mmHg, y tomando menos sal, 3,6 mmHg. Ponte en forma sin pisar el gimnasio siguiendo estas rutinas.

×