Cambios en la estructura de los vasos sanguíneos. Los vasos sanguíneos tienen capas de proteínas, como la elastina y el colágeno. La elastina es lo que hace que los vasos sanguíneos sean flexibles. El colágeno, que es más rígido, les proporciona estructura. Con la edad, la elastina se rompe. Incluso la elastina que no se rompe pierde su elasticidad. Mientras tanto, los depósitos de colágeno en los vasos incrementan. Como resultado, los vasos sanguíneos se engrosan y son menos flexibles con el paso del tiempo. Estos cambios pueden conducir a presión arterial sistólica más alta.

Teóricamente, los vasos sanguíneos son autorregulados, o sea, ellos se dilatan o se comprimen en consonancia con el volumen de sangre circulante, de forma a mantener la presión arterial más o menos constante. Si el volumen de la sangre disminuye un poco, los vasos se comprimen (vasoconstricción); si el volumen de la sangre aumenta un poco, los vasos se dilatan (vasodilatación). Por supuesto que existe un límite: si el volumen de la sangre disminuye mucho o aumenta de forma excesiva, por más que las arterias se compriman o se expandan, ellas no van a conseguir mantener la presión arterial en un nivel adecuado.
La medición invasiva de la presión arterial se utiliza para dar una lectura de la presión sanguínea más precisa , aunque este proceso es un poco complicado. Este método consiste en la inserción de la cánula de una aguja en la arteria radial, femoral, dorsal del pie o braquial. La cánula se conecta a un equipo esterilizado lleno de líquido que está unido a un transductor electrónico de la presión. De esta manera, la presión sanguínea se controla para cada latido y un gráfico de la presión contra el tiempo se muestra en forma de onda, que establece el ritmo individual.
El manguito para el brazo tiene que ser del tamaño adecuado. Si tienes la parte superior de los brazos grande y mides la presión arterial con unos manguitos para brazos de tamaño normal, obtendrás valores desproporcionadamente altos, a veces hasta 20 unidades más que tu presión sanguínea real. Es decir, es posible que puedan indicar de forma falsa que tienes una presión arterial elevada.
Esta medición es importante si utiliza, usted, un dispositivo electrónico casero para compromar su presión arterial. El método más habitual es comprobar la presión de la arteria principal de la parte superior del brazo (arteria braquial) que se encarga de transportar la sangre desde el corazón hasta el codo. Por favor, recuerde colocarse el manguito correctamente y si la presión es alta vuelva a comprobarlo cuando esté más relajado. Recuerde, también, que su presión puede aumentar tras comer o hacer ejercicio. 

Ataque al corazón. Los signos de ataque al corazón incluyen dolor leve o intenso de pecho o molestia en el centro del pecho o la parte superior del abdomen, que dura unos minutos o desaparece y regresa. Puede sentir presión, dolor constrictivo, llenura, acidez estomacal o indigestión. También puede sentir dolor en el brazo izquierdo. Las mujeres también pueden presentar dolor en el pecho y el brazo izquierdo, pero es más probable que tengan síntomas menos típicos, como dificultad para respirar, náuseas, vómitos, cansancio inusual y dolor en la espalda, hombros o mandíbula. Lea más sobre los Signos y síntomas de un ataque al corazón. 

Si quieres estar seguro de que tu tensión arterial es normal necesitas valores significativos, es recomendable que la midas y documentes regularmente. Medirse la tensión arterial algunas veces en el doctor no es algo ideal ni suficiente para conocer a fondo tu tensión arterial. De hecho, es común que los valores en la consulta con el médico sean elevados, ya que, durante las citas médicas existe un nivel de nerviosismo que dispara la tensión arterial por ende son elevados, esto es conocido como hipertensión de bata blanca.
Estar físicamente activo. Existen muchos beneficios de estar físicamente activo y realizar la cantidad recomendada de actividad física cada semana. Los estudios muestran que la actividad física puede ayudar a reducir y controlar los niveles de presión arterial alta. Antes de comenzar un programa de ejercicios, pregúntele a su médico qué nivel de actividad física es el adecuado para usted.
Ya has tomado antihipertensivos pero tu presión sigue sin bajar. ¿Has pensado que quizá sea por el estrés que sufres? O quizá no duermes bien o tienes sobrepeso. ¿Reconoces estos síntomas? Muchos factores pueden influir en una presión alta, pero la buena noticia es que la tensión se puede controlar sin recurrir a los fármacos. Cambiando tu alimentación y tu estilo de vida podrás hacer que tu presión baje y vuelva a ser normal.
×