La presión arterial varía durante el ciclo cardíaco de forma semejante a una función sinusoidal lo cual permite distinguir una presión sistólica que es definida como el máximo de la curva de presión en las arterias y que ocurre cerca del principio del ciclo cardíaco durante la sístole o contracción ventricular; la presión arterial diastólica es el valor mínimo de la curva de presión (en la fase de diástole o relajación ventricular del ciclo cardíaco). La presión media a través del ciclo cardíaco se indica como presión sanguínea media; la presión de pulso refleja la diferencia entre las presiones máxima y mínima medidas.1​
Quien tiene bajos los niveles de vitamina C suele tener la tensión más alta. Por lo que que para prevenir la hipertensión no está de más incluir en la dieta alimentos con mucha vitamina C. Entre ellos destaca la naranja ya que, además de ser fuente de esta vitamina, es rica en bioflavonoides, unos pigmentos antioxidantes que mejoran la permeabilidad de los capilares venosos, lo cual mejora la hipertensión.
MedlinePlus en español contiene enlaces a documentos con información de salud de los Institutos Nacionales de la Salud y otras agencias del gobierno federal de los EE. UU. MedlinePlus en español también contiene enlaces a sitios web no gubernamentales. Visite nuestras cláusulas de exención de responsabilidad sobre enlaces externos y nuestros criterios de selección.
Como podemos ver en la tabla de presión arterial anterior, en las mujeres los valores no cambian tanto desde los 16 años hasta los 25, además es evidente que entre hombre y mujer existe una diferencia entre los valores de presión arterial normal según sus edades. Pero si eres mujer y necesitas ayuda para saber si tus valores tensión arterial son normales puedes revisar esta tabla.
Tome el medicamento como se indica. Si los cambios de estilo de vida no son suficientes, el médico puede prescribir medicamento para controlar su presión arterial. Si usted está en la medicación Asegúrese de seguir tomando aunque "sienten mejor". Recuerde que la presión arterial alta no tiene síntomas y controlar con la medicación no significa que no lo tiene.
Llevar una alimentación equilibrada y rica en frutas y verduras es esencial para conseguir bajar la tensión arterial alta. Además de todos los remedios naturales que te hemos comentado hay otra serie de hábitos alimenticios que te pueden servir de mucha ayuda contra la hipertensión. Entre otras cosas, hay que intentar evitar las comidas con altos contenidos en grasa, especialmente aquellas que contienen grasas trans o saturadas. Asimismo, hay que evitar en la medida de lo posible los productos de panadería que incluyan glutamato, del mismo modo que las comidas precocinadas y los alimentados enlatados o envasados. Evita también los pasteles, los caramelos y los refrescos azucarados. Y los más cafeteros, por mucho que les duela, deben reducir su consumo de cafeína si quieren que su tensión arterial disminuya.
La diferencia calculada entre la presión sistólica y diastólica también es de interés. Si la diferencia es grande (p. ej. 170/85), puede ser señal de tener las arterias endurecidas, a menudo provocado por una enfermedad cardíaca. Esto significa que los vasos sanguíneos no se pueden dilatar lo suficiente cuando el corazón envía una pulsación, y obliga a que la presión arterial aumente (las paredes no pueden expandirse, así que la presión aumenta cuando el corazón bombea sangre).
Otro factor que también se debe considerar es la ansiedad la cual puede inducir la elevación de la presión arterial. En ocasiones, las personas se obsesionan con la necesidad de tomar buenas lecturas como una medida para preservar la salud pero ésto no sólo puede provocar una sobreestimación de la presión arterial, sino que también puede empeorar la hipertensión en general. La variabilidad inherente de la presión arterial significa que, sin duda alguna, habrá algunas lecturas altas. Si está muy ansioso, estas lecturas altas pueden agravar su ansiedad, lo que lleva a nuevos aumentos de la presión arterial y la creación de un círculo vicioso. Si esto le suena familiar, recuerde que la medición con demasiada frecuencia no es recomendable.
Es importante mantener un peso saludable para el marco de su cuerpo en particular a fin de prevenir enfermedades y trastornos de salud, incluida la presión arterial alta. Tener exceso de peso también puede causar diabetes y problemas cardíacos. Al perder al menos 10 libras de peso, puede reducir en gran medida una lectura alta de la presión arterial.
Nuestras arterias tienden a estrecharse y debilitarse con el tiempo. Esto reduce la elasticidad de los vasos sanguíneos que se necesita cuando la sangre golpea contra las paredes. Los vasos sanguíneos no pueden funcionar a la capacidad normal a medida que se endurecen. El estrechamiento puede provocar la obstrucción de los conductos, lo que puede provocar un accidente cerebrovascular o un ataque al corazón.
Bebe más de una cantidad moderada de alcohol. Según los expertos, el consumo moderado es un promedio de una o dos bebidas por día para los hombres y de una bebida por día para las mujeres. Una bebida se define como 1,5 onzas líquidas (44 ml) de bebidas espirituosas de una graduación alcohólica de 40° (80 proof), 1 onza líquida (30 ml) de bebidas espirituosas de una graduación alcohólica de 50° (100 proof), 4 onzas líquidas (118 ml) de vino o 12 onzas líquidas (355 ml) de cerveza.
Yoga, taichí, etc., son técnicas de relajación. Elige la que más vaya contigo, porque realmente pueden ayudarte a canalizar el estrés y a reducir los valores de tu tensión. Y es que cuando estamos estresados nuestro ritmo cardíaco se acelera, ya que nuestro cuerpo libera adrenalina para mantenernos en guardia. Aprende a vencer el estrés en solo 5 pasos.
Un descenso abrupto de la presión arterial puede ser peligroso. Un cambio de solo 20 mmHg, como un descenso de 110 a 90 mmHg de presión sistólica, puede provocar mareos y desmayo si el cerebro no recibe el suministro adecuado de sangre. Los aumentos importantes de la presión arterial, como aquellos provocados por un sangrado no controlado, infecciones graves o reacciones alérgicas, pueden poner en riesgo la vida. 

La presión arterial es la presión que la sangre ejerce sobre las paredes de las arterias. Hagamos una analogía: imagina una manguera toda vacía y marchita. Conforme abrimos el  agua, la presión dentro de la manguera se eleva y sus paredes se dilatan; como la manguera es un sistema abierto, por más que se abra el grifo, el hecho del agua salir por una de las extremidades evita que la presión debajo de la de pared de la manguera se eleve mucho.
Los cambios saludables en el estilo de vida pueden ayudar a prevenir el desarrollo de la presión arterial alta. Los cambios en el estilo de vida saludables incluyen elegir Alimentación saludable hábitos, tales como el plan alimentario DASH (en inglés), estar físicamente activo, mantener un peso saludable, dejar de fumar (en inglés) y el manejo del estrés.
Las mujeres habitualmente presentan valores de presión arterial sistólica inferiores a los de los hombres. Sin embargo, la presión arterial sistólica aumenta con la edad de una forma mas pronunciada en la mujer: por encima de 60 años las mujeres presentan cifras de presión arterial superiores, incrementando la frecuencia de hipertensión es estas edades.
La presión arteria es un importante signo vital. La Presión Arterial es la medición de la presión que ejerce el flujo de sangre a través de los vasos sanguíneos (llamados arterias) contra las paredes de los vasos. La presión arterial suele cambiar, drásticamente, con la edad. Por eso es importantísimo que controle su presión arterial con regularidad. Esta sencilla herramienta que Medindia pone a su disposición le permite comparar su presión arterial con los niveles considerados normales.

La hipertensión arterial afecta a mil millones de personas en el mundo y causa cerca de nueve millones de muertes cada año, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). A pesar de los serios problemas de salud que puede provocar –es el principal factor de riesgo cardiovascular–, es importante destacar que el control de la presión arterial está en nuestra mano. Por ello, si tu tensión está disparada, y quieres optar por una manera más natural de estabilizar sus niveles, descubre los consejos que te ofrecemos en esta galería y mejora tu salud al tiempo que proteges tu corazón.

MedlinePlus en español contiene enlaces a documentos con información de salud de los Institutos Nacionales de la Salud y otras agencias del gobierno federal de los EE. UU. MedlinePlus en español también contiene enlaces a sitios web no gubernamentales. Visite nuestras cláusulas de exención de responsabilidad sobre enlaces externos y nuestros criterios de selección.


Hacer cambios de estilo de vida saludable. Comer una dieta saludable con frutas y verduras más, hacer ejercicio regular, reducir el estrés, consumir menos alcohol y dejar de fumar han demostrado promover la presión arterial más saludable y mejorar la salud cardiovascular. Incluso pequeños cambios como el cambio a los alimentos de bajo contenido de sodio, puede subir las escaleras en lugar de tomar el ascensor o meditando durante cinco minutos al día puede hacer una gran diferencia en su salud.
Se hizo una revisión de 49 estudios de investigación, para la Agency for Healthcare Research and Quality (Agencia para la Investigación y Calidad de la Atención Médica, AHRQ por su sigla en inglés), una agencia de investigación del gobierno federal. La revisión se hizo para comprender si hay beneficios al medirse uno mismo la presión arterial. El informe fue revisado por médicos clínicos, investigadores, expertos y el público. El informe puede leerse en www.effectivehealthcare.ahrq.gov/selfmeasuredbp.cfm (disponible sólo en inglés).

 Método de palpación: Según este método, la palpación del pulso radial indica una presión sanguínea mínima de 80 mm Hg, la detección del pulso femoral indica una presión sanguínea mínima de 70 mm Hg, mientras que el pulso de la carótida se interpreta como 60 mm Hg. Se cree que este método a menudo sobreestima la presión sanguínea sistólica del paciente.


La presión arterial normal para un adulto promedio es de 115/75. Y es elevada si es igual o superior a 140/90 mmHg. No obstante, hay que tenerla controlada si pasa también de lo normal, ya que en este tramo se considera prehipertensión y el problema podría irse agravando, corriendo el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular, una insuficiencia cardíaca, un ataque cardíaco, una enfermedad renal o incluso muerte prematura.
×