Hipertensión te coloca en alto riesgo para un número de eventos de salud catastrófica. Está presente en 70% de personas que tienen su primer ataque al corazón, 80% de personas que tienen su primer movimiento, y 75% de las personas que tienen insuficiencia cardíaca congestiva. En realidad, la hipertensión es uno de los más comunes condición de salud crónicas entre los adultos en los Estados Unidos.1
English: Lower High Blood Pressure Without Using Medication, Français: diminuer son hypertension sans recourir aux médicaments, Italiano: Abbassare la Pressione senza Usare Farmaci, Deutsch: Den Blutdruck ohne Medikamente senken, Português: Diminuir a Pressão Arterial sem Usar Medicamentos, Русский: понизить давление без лекарств, Nederlands: Je bloeddruk verlagen zonder medicijnen, 中文: 在非药物治疗条件下降低高血压, Bahasa Indonesia: Menurunkan Tekanan Darah Tinggi Tanpa Menggunakan Obat, Čeština: Jak snížit krevní tlak bez léků, हिन्दी: दवा का उपयोग किये बिना हाई ब्लडप्रेशर को कम करें, العربية: خفض ضغط الدم المرتفع دون استخدام أدوية, Tiếng Việt: Giảm Cao Huyết Áp Không cần Thuốc, 한국어: 약을 먹지 않고 혈압 낮추는 방법, ไทย: ลดความดันเลือดโดยไม่ต้องกินยา
El espino blanco ayuda a mejorar la cantidad de sangre bombeada por el corazón durante las contracciones, ensancha los vasos sanguíneos y aumenta la transmisión de señales nerviosas. El espino se usa para bajar la presión alta porque parece relajar los vasos sanguíneos que están más lejos del corazón. Se cree que este efecto se debe a un componente en el espino llamado proantocianidina.
La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda un consumo de potasio de al menos 3510 mg al día para evitar la hipertensión, pues este mineral es capaz de eliminar el sodio y reducir la presión arterial. Para conseguirlo, en tu cesta de la compra no deben faltar frutas como los plátanos o las papayas, tubérculos como las patatas o las verduras de hojas verdes. Tampoco olvides los lácteos como leche o yogur, las legumbres como los frijoles y los guisantes, y frutos secos, especialmente nueces. 
Los niveles de presión sanguínea deben ser menores que en personas adultas. Se determina que un niño presenta una medición anormal cuando la presión sistólica es superior a 140 mmHG y la diastólica está por encima de los 90 mmHg. Estadísticamente la causa de niños con valores anormales se debe a la obesidad o sobrepeso (aunque tampoco se pueden descartar causas motivadas en trastornos hormonales o enfermedades de riñón)
Si la paciente era hipertensa antes de quedarse embarazada, ella debe continuar el tratamiento de la hipertensión, teniendo cuidado para no utilizar medicamentos que pueden dañar al feto. Sin embargo, si la paciente durante el embarazo tiene niveles de presión arterial por debajo de 120/80mmHg, los fármacos pueden ser reducidos o suspendidos siempre que los valores de la presión no excedan 150/100mmHg.
Las mujeres habitualmente presentan valores de presión arterial sistólica inferiores a los de los hombres. Sin embargo, la presión arterial sistólica aumenta con la edad de una forma mas pronunciada en la mujer: por encima de 60 años las mujeres presentan cifras de presión arterial superiores, incrementando la frecuencia de hipertensión es estas edades.
La alimentación también es un factor importante para prevenir la hipertensión. Una dieta rica en productos frescos de origen vegetal, como las frutas, verduras, cereales y patatas es la más recomendable. Hay que evitar los productos ricos en azucares refinados y carnes rojas. El aceite de oliva será la principal fuente de grasa. También hay que hacer una ingesta moderada de queso, yogurt, pollo y pescado para prevenir las enfermedades cardiovasculares. Con la presión alta o hipertensión, es muy importante controlar la sal que añadimos a las comidas, ya que junto con el consumo de alcohol, tabaco y falta de ejercicios componen los factores relacionados con el aumento de la hipertensión.
Para controlar o reducir la presión arterial alta, es posible que su médico le recomiende adoptar cambios en el estilo de vida para tener un corazón saludable, por ejemplo un hábito de alimentación saludable para el corazón como el plan de alimentación de Enfoque Dietético para Detener la Hipertensión (DASH, por sus siglas en inglés), ya sea solo o con medicinas. Controlar o disminuir la presión arterial también puede ayudar a prevenir o retrasar las complicaciones por hipertensión arterial, tales como enfermedad renal crónica, ataque al corazón, insuficiencia cardíaca, derrame cerebral y posible demencia vascular.
La presión arterial alta es muy común en las personas mayores. El sistema vascular cambia a medida que las personas van envejeciendo. Las arterias se endurecen, de modo que la presión arterial sube. Esto es cierto incluso para las personas que tienen hábitos que benefician la salud del corazón. La buena noticia es que la presión arterial puede ser controlada en la mayoría de las personas.

Financiamos las investigaciones. La investigación que financiamos hoy ayudará a mejorar nuestra salud futura. Nuestro División de Ciencias Cardiovasculares (en inglés) y su Rama de Biología Vascular e hipertensión (en inglés) supervisa la investigación que financiamos en la regulación de la presión arterial, las vías involucradas en la presión arterial alta y las complicaciones que surgen debido a una presión arterial alta no controlada. El Centro para la Traducción de Investigación y la Implementación de la Ciencia (en inglés) apoya estas investigaciones para traducir estos descubrimientos en prácticas clínicas. Busque el NIH RePORTER (en inglés) para obtener información  sobre las investigaciones que el NHLBI financia sobre presión arterial alta.
El control de la lectura de la presión arterial es importante durante el embarazo para garantizar que la madre y el feto permanecen seguros. La mayoría de las mujeres mantienen una buena lectura de la presión durante todo el embarazo, ya que fluctúa debido a la producción de hormonas cambiantes. Para algunas mujeres, existe un riesgo de presión arterial alta y preeclampsia, una afección potencialmente mortal tanto para la madre como para el bebé por nacer.
Financiamos las investigaciones. La investigación que financiamos hoy ayudará a mejorar nuestra salud futura. Nuestro División de Ciencias Cardiovasculares (en inglés) y su Rama de Biología Vascular e hipertensión (en inglés) supervisa la investigación que financiamos en la regulación de la presión arterial, las vías involucradas en la presión arterial alta y las complicaciones que surgen debido a una presión arterial alta no controlada. El Centro para la Traducción de Investigación y la Implementación de la Ciencia (en inglés) apoya estas investigaciones para traducir estos descubrimientos en prácticas clínicas. Busque el NIH RePORTER (en inglés) para obtener información  sobre las investigaciones que el NHLBI financia sobre presión arterial alta.

Estudio del corazón fuerte. Desde 1988, el NHLBI ha respaldado el Estudio del corazón fuerte  (SHS por sus siglas en inglés), el estudio epidemiológico más largo realizado en indios americanos. El SHS busca estimar el impacto de las enfermedades del corazón y los vasos sanguíneos y evaluar qué tan común y cuáles son los factores de riesgo importantes en esta comunidad. En el estudio participaron trece tribus y comunidades de cuatro estados. Visite el Estudio del corazón fuerte  (en inglés) para obtener más información.
La presión arterial alta es muy común en las personas mayores. El sistema vascular cambia a medida que las personas van envejeciendo. Las arterias se endurecen, de modo que la presión arterial sube. Esto es cierto incluso para las personas que tienen hábitos que benefician la salud del corazón. La buena noticia es que la presión arterial puede ser controlada en la mayoría de las personas.
Medir la tensión consiste en una prueba fácil, rápida y sin dolor. Lo primero que tienes que hacer es adoptar una postura cómoda y relajada. Es decir, no puedes medirte la tensión si estás alterado, pues eso cambiaría los niveles. Por tanto, relájate y siéntate. Ahora, tienes que estirar el brazo y apoyarlo en una mesa para estar más cómodo. El médico cogerá el tensiómetro, el aparato para medir la tensión, y colocará el manguito alrededor de tu brazo. Debe estar en contacto con la piel, así que tendrás que quedarte en manga corta. Ese manguito se inflará ejerciendo un poco de presión sobre tu brazo y la tensión alcanzará el punto mínimo y máximo. Después de unos segundos se desinflará y ya se habrá tomado tu tensión. Recuerda que no tienes que haber hecho ejercicio antes, ni estar alterado, ni haber tomado bebidas que puedan ayudar a estar más nervioso (café), pues eso influirá en medir la tensión correctamente.
El alcohol puede ser bueno y al mismo tiempo malo para tu salud. Si bebes alcohol solo con moderación, generalmente una bebida por día para las mujeres o dos por día para los hombres, puedes reducir potencialmente tu presión arterial en aproximadamente 4 mm Hg. Una bebida equivale a 12 onzas (355 mililitros) de cerveza, 5 onzas (148 mililitros) de vino y 1.5 onzas (44 mililitros) de licor con una graduación alcohólica del 40 %.
La mejor manera de optimizar su flora intestinal es mediante al consumir alimentos fermentados naturalmente, como el chucrut y otros vegetales fermentados, yogurt, kéfir y natto. Un beneficio adicional de los alimentos fermentados es que algunos de ellos son excelentes fuentes de vitamina K2, que es importante para prevenir la acumulación de placa arterial y enfermedad cardiaca.

La presión arterial es la presión que la sangre ejerce sobre las paredes de las arterias. Hagamos una analogía: imagina una manguera toda vacía y marchita. Conforme abrimos el  agua, la presión dentro de la manguera se eleva y sus paredes se dilatan; como la manguera es un sistema abierto, por más que se abra el grifo, el hecho del agua salir por una de las extremidades evita que la presión debajo de la de pared de la manguera se eleve mucho.
Como medida preventiva toda la población debería tener el hábito de controlarse la presión arterial sanguínea de forma regular para detectar de forma precoz unos índices anormales para su edad, para lo cuál en cada hogar debería haber un tensiómetro (y no tiene que ser el más caro del mercado), mi consejo es que leas el análisis de los dos tensiómetros que yo recomiendo: El tensiómetro Omron M2 y el tensiómetro Omron M7.
Las personas con obesidad tienen entre dos y tres veces más posibilidades de padecer hipertensión, según datos de la Fundación Española del Corazón (FEC). Además, perder peso es la mejor forma de bajar la presión arterial, pues reducir 10 kilos puede repercutir en una bajada en la tensión sistólica de unos dos puntos; por ejemplo, de 140 a 120 mmHG. Lo mejor para perder esos kilos de más es acudir a un especialista que te proporcione una dieta personalizada, y realizar ejercicio de manera habitual.
Medir la tensión consiste en una prueba fácil, rápida y sin dolor. Lo primero que tienes que hacer es adoptar una postura cómoda y relajada. Es decir, no puedes medirte la tensión si estás alterado, pues eso cambiaría los niveles. Por tanto, relájate y siéntate. Ahora, tienes que estirar el brazo y apoyarlo en una mesa para estar más cómodo. El médico cogerá el tensiómetro, el aparato para medir la tensión, y colocará el manguito alrededor de tu brazo. Debe estar en contacto con la piel, así que tendrás que quedarte en manga corta. Ese manguito se inflará ejerciendo un poco de presión sobre tu brazo y la tensión alcanzará el punto mínimo y máximo. Después de unos segundos se desinflará y ya se habrá tomado tu tensión. Recuerda que no tienes que haber hecho ejercicio antes, ni estar alterado, ni haber tomado bebidas que puedan ayudar a estar más nervioso (café), pues eso influirá en medir la tensión correctamente.

Para las personas adultas que tengan un riesgo del 10 % o más alto de padecer una enfermedad cardiovascular en los próximos 10 años, o que padezcan una enfermedad renal crónica, diabetes o enfermedad de las arterias coronarias, el objetivo del tratamiento es menos de 130/80 mm Hg. Para las personas adultas sanas de 65 años o más, el objetivo del tratamiento también es menos de 130/80 mm Hg.

La presión arterial es la presión que la sangre ejerce sobre las paredes de las arterias. Hagamos una analogía: imagina una manguera toda vacía y marchita. Conforme abrimos el  agua, la presión dentro de la manguera se eleva y sus paredes se dilatan; como la manguera es un sistema abierto, por más que se abra el grifo, el hecho del agua salir por una de las extremidades evita que la presión debajo de la de pared de la manguera se eleve mucho.
Si se ha tomado la presión arterial recientemente y sabe sus valores máximos y mínimos, le sugerimos que los introduzca en la casilla que verá a continuación para que sepa, rápidamente, si su tensión es normal o no. La calculadora compara sus valores de presión arterial con los del rango normal que tiene su grupo de edad y detecta si hay alguna anomalía. El resultado final le ayudará a entender por qué es importante chequear su tensión arterial y le dará consejos sobre cómo mantener unos valores normales.
Si usted o alguien que ama tiene complicaciones de presiona arterial alta, entonces por favor revise y comparta la siguiente información. En caso de necesitar más información, también incluyo una lista de artículos sobre suplementos. La hipertensión en realidad es una condición fácil de tratar, pero si se ignora, podría causar daño severo en su salud.

La presión arterial alta es un problema de salud frecuente hoy en día. Casi una tercera parte de los adultos en Estados Unidos tienen la presión arterial alta; ¿quizás tú o alguien de tu familia la sufran? La presión arterial alta no es necesariamente algo que pueda sentirse, pero aumenta el riesgo de enfermedades graves como embolias y ataques al corazón.


En consonancia con los niveles normales de presión arterial, la mayoría de las mujeres siguen el mismo patrón que los hombres. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que el cuerpo femenino experimenta muchos cambios fisiológicos. El embarazo y el ciclo menstrual tienen un gran impacto en la presión arterial. Si bien los niveles pueden fluctuar durante un embarazo, los niveles tienden a aumentar después de la menopausia debido a la reducción de los niveles de estrógeno y progesterona.
Hay medicamentos que se utilizan para otras dolencias, que no tienen nada que ver con la tensión arterial, que tienen como efecto secundario el aumento de esta. Son los llamados efectos secundarios. De entre ellos destacan algunos antipsicóticos, las píldoras anticonceptivas, medicamentos para la migraña, corticosteroides y algunos medicamentos para tratar el cáncer.
La hipertensión arterial y su tratamiento tienen varios hándicap evidentes, dice Castro. En primer lugar, “la ausencia de síntomas en el inicio de la enfermedad, que impide su diagnóstico y la percepción por parte del paciente. En segundo lugar, la adherencia al tratamiento farmacológico, muchas veces con incumplimientos involuntarios, que hay que empeñarse en evitar. Y por último, la también percepción inadecuada de que los cambios en ‘mi’ estilo de vida son pérdida de calidad de ésta, cosa que es precisamente todo lo contrario cuando se lleva a efecto”.
Nuestras arterias tienden a estrecharse y debilitarse con el tiempo. Esto reduce la elasticidad de los vasos sanguíneos que se necesita cuando la sangre golpea contra las paredes. Los vasos sanguíneos no pueden funcionar a la capacidad normal a medida que se endurecen. El estrechamiento puede provocar la obstrucción de los conductos, lo que puede provocar un accidente cerebrovascular o un ataque al corazón.
×