Método de palpación: Según este método, la palpación del pulso radial indica una presión sanguínea mínima de 80 mm Hg, la detección del pulso femoral indica una presión sanguínea mínima de 70 mm Hg, mientras que el pulso de la carótida se interpreta como 60 mm Hg. Se cree que este método a menudo sobreestima la presión sanguínea sistólica del paciente.
Otra de las cuestiones que surgen más a menudo, es acerca de la frecuencia con la que debemos tomarnos la tensión. ¿Cada cuánto tiempo? Si tienes más de 40 años, deberías tomártela al menos una vez al año, mientras que los menores de esta edad pueden hacerlo cada 3 años siempre que los resultados sean normales. Por supuesto, si tienes alguna enfermedad, debes aumentar la frecuencia.

Este cardiólogo señala que el tratamiento está basado en un gran número de estudios con cientos de miles de pacientes, que han demostrado que la reducción de 10 mmHg en la presión sistólica (la “alta”) y 5 mmHg en la presión diastólica (la “baja”) reduce la mortalidad entre un 10 y un 15 por ciento; el ictus, un 35 por ciento; los eventos coronarios (infarto y angina de pecho), un 20 por ciento; y la insuficiencia cardiaca, un 40 por ciento. Todo esto independientemente de otros factores.
Si le han diagnosticado presión arterial alta, es importante que continúe con su plan de tratamiento. Seguir su plan de tratamiento, tener controles médicos regulares y aprender a monitorear su enfermedad en casa es importante. Hágale saber a su médico si planea embarazarse. Estas indicaciones pueden ayudar a prevenir o retrasar las complicaciones que la presión arterial alta podría causar. Puede que su médico ajuste su plan de tratamiento para reducir o controlar su presión arterial alta.

Para imaginártelo, basta que cierres con fuerza tu puño durante 10 segundos. Verás que la presión en algunos puntos de tu mano comienza a ser insoportable. ¿Te imaginas lo que pasa si tus arterias están bajo una presión similar todo el tiempo? Lo que esto puede provocar, entre otras cosas, es una serie de complicaciones para diversos órganos, como el cerebro, el corazón y los riñones, y si lo quieres ver más allá, influye en la manera en que percibes la vida.
×