Si concretamos sobre la prevalencia, “la hipertensión arterial en adultos afecta a alrededor del 30 o 45 por ciento de la población. Es más común en edad avanzada (llegando a más del 60 por ciento en personas con más de 60 años). La HTA fue el líder global en contribuir a la muerte súbita con casi 10 millones de muertes en 2015”, puntualiza Antonio Castro Fernández, responsable del Área de Cardiología del Hospital Vithas Nisa Sevilla y presidente de la Sociedad Andaluza de Cardiología (SAC).
La hipertensión supone una mayor resistencia para el corazón, que responde aumentando su masa muscular (hipertrofia ventricular izquierda) para hacer frente a ese sobreesfuerzo. Este incremento de la masa muscular acaba siendo perjudicial porque no viene acompañado de un aumento equivalente del riego sanguíneo y puede producir insuficiencia coronaria y angina de pecho. Además, el músculo cardiaco se vuelve más irritable y se producen más arritmias.

Estos diferentes mecanismos no son necesariamente independientes unos de otros, como se demuestra por la relación entre el RAAS y la liberación de aldosterona. Actualmente, el sistema RAAS es la diana farmacológica de los Inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina y los antagonistas de los receptores de angiotensina II. El sistema de la aldosterona es afectado directamente por la espironolactona, un fármaco antagonista de la aldosterona. La retención de fluido puede ser tratada con diuréticos; el efecto antihipertensivo de los diuréticos es debido a su efecto sobre el volumen sanguíneo. Generalmente, el reflejo barorreceptor no es un objetivo farmacológico en la hipertensión, porque si se bloquea los individuos pueden sufrir de hipotensión ortostática y desfallecimiento.
Hay muchas cosas diferentes que pueden causar presión arterial baja. Los daños del sistema nervioso, que pueden producirse a causa de la diabetes y la enfermedad de Parkinson, pueden interferir en los métodos normales del organismo para regular la presión arterial. Los trastornos de las válvulas cardíacas pueden disminuir la cantidad de sangre que bombea el corazón. Otros problemas de salud, como el hipotiroidismo, la enfermedad paratiroidea y la enfermedad de Addison, también pueden causar presión arterial baja.
La hipotensión también puede ser producida por algunas enfermedades como anemia, las arritmias, un infarto, la insuficiencia cardíaca o la diabetes avanzada, así como en situaciones especiales como anafilaxia, deshidratación, desmayo o por shock. En situaciones con fiebre alta, sobre todo si se acompaña de sudoración, es común que produzca una sensación de dejadez, aunque se trate de un resfriado.

Estar físicamente activo. Existen muchos beneficios de estar físicamente activo y realizar la cantidad recomendada de actividad física cada semana. Los estudios muestran que la actividad física puede ayudar a reducir y controlar los niveles de presión arterial alta. Antes de comenzar un programa de ejercicios, pregúntele a su médico qué nivel de actividad física es el adecuado para usted.


1.  Hipertensión crónica. Es la alta presión arterial que usted ya tiene antes de quedar embarazada o que se manifiesta antes de las 20 semanas de embarazo. No desaparece una vez que el bebé nazca. Alrededor de 1 de cada 4 mujeres con hipertensión crónica (25 por ciento) desarrolla preeclampsia durante el embarazo. Si corre riesgo de desarrollar preeclampsia, su profesional de la salud puede que le recomiende que tome aspirina de baja dosis para ayudar a prevenirla.
Desde que se inicia una dieta saludable hasta que se puede constatar de forma significativa una pérdida de peso, ha de pasar el tiempo necesario para que los mecanismos fisiológicos en el cuerpo humano que regulan el mantenimiento del peso habitual se adapten al nuevo equilibrio entre ingesta y consumo de calorías. “Este proceso puede durar varias semanas y requiere una dosis de paciencia y constancia que los pacientes no suelen tener, si no se les previene adecuadamente”, explica el profesor de la Universidad CEU Cardenal Herrera.
Lleva un registro de tus niveles de sodio. En los Estados Unidos, la dieta de muchas personas incluye hasta 5000 mg (5 g) de sodio al día, lo que los profesionales de la salud consideran demasiado perjudicial para el organismo. Aunque por lo general no debes y no puedes eliminar el sodio por completo, es esencial tratar de consumir menos de 2 g (2000 mg) al día. Para lograrlo, lleva un registro de tu consumo diario de sal o sodio, y evita al máximo el consumo de sodio.[4]
Preeclampsia. Sucede cuando la mujer embarazada tiene alta presión arterial y señales de que algunos de sus órganos, como los riñones y el hígado, no están funcionando bien. Las señales y los síntomas de la preeclampsia incluyen tener proteína en la orina, cambios en la visión y dolores de cabeza severos. La preeclampsia puede ser una condición de salud grave. Aunque tenga preeclampsia leve, usted necesita tratamiento para que no empeore. Sin tratamiento, la preeclampsia puede causar daño renal, del hígado y del cerebro. En casos pocos comunes, puede resultar en una condición muy grave llamada eclampsia y síndrome HELLP. La eclampsia puede causar convulsiones y resultar en una coma. El síndrome HELLP sucede cuando tiene problemas graves de la sangre y del hígado.
Como la presión arterial sistólica se eleva con la edad, se ha considerado durante mucho tiempo que es normal que en edades avanzadas se tenga la presión elevada. Actualmente se conoce que las cifras de presión arterial se recomienda que deben de mantenerse dentro de rangos normales a todas las edades para disminuir el riesgo de complicaciones cardiovasculares, sin embargo en pacientes más ancianos podemos tener una presión hasta 150 mmHg, valorándose individualmente.

Un estudio del Instituto de Medicina Mente-Cuerpo Benson-Henry en el Hospital General de Massachusetts, afiliado a la Escuela de Medicina de Harvard (Estados Unidos) ha comparado una técnica de gestión del estrés llamada 'respuesta de relajación' con educación sobre los cambios en el estilo de vida como reducción de sodio (menos sal en las comidas), pérdida de peso y ejercicio.
La presión arterial es la fuerza de su sangre al empujar contra las paredes de sus arterias. Cada vez que su corazón late, bombea sangre hacia las arterias. Su presión arterial es más alta cuando su corazón late, bombeando la sangre. Esto se llama presión sistólica. Cuando su corazón está en reposo, entre latidos, su presión arterial baja. Esto se llama presión diastólica.

Cuando las arterias se vuelven rígidas y estrechas, el riego sanguíneo resulta insuficiente y provoca la aparición de infartos cerebrales (ictus o accidente vascular cerebral isquémico). La elevación de la presión arterial también puede causar la rotura de una arteria y ocasionar una hemorragia cerebral (ictus o accidente vascular cerebral hemorrágico).
Los adultos se considera que tienen prehipertensión si su lectura de la presión arterial sistólica es consistentemente por encima de 120, pero por debajo de 140, o si su presión arterial diastólica está por encima de 80 o por debajo de 90. Las personas con prehipertensión son propensos a progresar a tener hipertensión a menos que tomen algunas medidas para bajar su presión arterial. Si usted tiene una presión arterial superior a 140/90, se considera que tienen hipertensión. Su médico podría recomendar ciertos hábitos de estilo de vida que pueden ayudar a bajar la presión sanguínea, tales como mantener un peso saludable, hacer ejercicio regularmente, dejar de fumar y limitar el consumo de alcohol y la sal. Dependiendo de qué tan alto es su presión arterial y qué otros problemas de salud que tenga, su médico también puede recomendar medicamentos para la presión arterial.
La mayoría de los médicos no hacen un diagnóstico definitivo de hipertensión hasta no haber medido la presión arterial varias veces (un mínimo de 2 lecturas en 3 días diferentes). Algunos médicos les piden a sus pacientes que utilicen un aparato portátil que mide la presión arterial durante varios días seguidos. Este aparato puede ayudar al médico a determinar si un paciente sufre verdaderamente de hipertensión o solo de lo que se denomina «hipertensión de consultorio». La hipertensión de consultorio es aquella en la que la presión arterial del paciente se eleva durante la consulta médica, probablemente a causa de ansiedad y estrés.

Existen características diferentes, que pudiesen determinar ¿Cuál es el tipo de presión que una persona puede tener? Y esto puede lograrse de acuerdo a los síntomas que la persona presente, ya que una persona que sufra de hipertensión no sufre los mismos síntomas de la que sufre de hipotensión, es que la variante de altibajo en los valores de presión puede afectar de diferente forma dependiendo del caso.
A los cambios de presión de la sangre "normales" durante la infancia - es más bajo en los bebés y gradualmente aumenta durante toda la infancia. A menos que su hijo está en riesgo de un problema de presión arterial, sin embargo - por ejemplo, una enfermedad renal o diabetes - su médico es poco probable que tome lecturas de la presión arterial en absoluto. La determinación de la presión arterial normal en los niños es un poco complicado, ya que depende del tamaño del niño y la edad. Una regla de médicos pulgar utilizar, sin embargo, es la siguiente: un niño se considera que tiene "prehipertensión" si tiene una presión arterial superior al 90 por ciento de los niños en edad y tamaño similar y tener "hipertensión" si tiene una sangre presión mayor que 95 por ciento.

Algunas personas tienen la presión arterial baja en todo momento. No tienen síntomas y sus lecturas de presión bajas son normales para ellas. En otras, la presión cae por debajo de los valores normales por algún evento o cuadro clínico. Algunas personas pueden experimentar síntomas de baja presión cuando se ponen de pie demasiado rápidamente. La presión arterial baja es un problema sólo cuando causa mareos, desmayos o, en casos extremos, shock.
Estudio del corazón fuerte. Desde 1988, el NHLBI ha respaldado el Estudio del corazón fuerte  (SHS por sus siglas en inglés), el estudio epidemiológico más largo realizado en indios americanos. El SHS busca estimar el impacto de las enfermedades del corazón y los vasos sanguíneos y evaluar qué tan común y cuáles son los factores de riesgo importantes en esta comunidad. En el estudio participaron trece tribus y comunidades de cuatro estados. Visite el Estudio del corazón fuerte  (en inglés) para obtener más información.

Son muchos los estudios que han analizado el poder del chocolate negro para mejorar la salud. Uno de ellos, publicado este año en la revista Heart, afirma que si tomas cacao de forma moderada, sobre todo negro, reduces el riesgo de fibrilación auricular, provocada por la presión arterial alta. Esto ocurre porque este tipo de chocolate contiene altos niveles de flavonoides, un subgrupo de polifenoles que provocan la dilatación de los vasos sanguíneos, además de ser antioxidantes y antiinflamatorios. 


La información presentada anteriormente podría ayudar en la determinación de la gama de presión arterial normal. Cualquier fluctuación en los resultados de presión arterial normal causan los problemas de salud tales como hipertensión, presión arterial baja, etc. Hay que hacer ejercicio con regularidad con el fin de evitar cualquier tipo de problemas de salud y mantener la presión arterial normal.
En general, si tienes una alimentación variada, rica en frutas y verduras, y baja en sal, evitarás el riesgo de aumentar tu presión arterial. También se recomienda el deporte y una vida tranquila. Esto te ayudará a reducir este riesgo y también favorecerá muchos otros aspectos de tu salud, así que no dudes en cuidarte para poder prevenir y sentirte mejor.
Hola soy bety y a mi ultimamente se me baja la presion mucho al acostarme o sentarme ya asta miedo me da acostarme a dormir porque asta la frecuncia cardica me a bajado a 50 latidos por minutos y ningun doctor me ase caso padesco ansiedad y depresion eso me an dicho ayuda porfavor ya no aguanto esta situacion siento que un dia no voy a despertar ayuda
Para obtener una copia del informe o más información sobre la AHRQ y el Effective Health Care Program (Programa sobre la Efectividad de la Atención Médica), visite www.effectivehealthcare.ahrq.gov/selfmeasuredbp.cfm (disponible sólo en inglés). Se obtuvo información adicional de la página web de MedlinePlus®, un servicio de la National Library of Medicine (Biblioteca Nacional de Medicina) y de los National Institutes of Health (Institutos Nacionales de la Salud) de Estados Unidos. Esta página está disponible en http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/medlineplus.html.
Responsable por los datos: Carlos Seller | Finalidad: Gestión y moderación de comentarios | Legitimación: Tu consentimiento expreso | Destinatarios: Los datos que facilitas estarán hospedados en los servidores de la empresa Banahosting | Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. | Ve la información detallada sobre protección de datos en nuestra política de privacidad.

Ambos números en una medición de presión arterial son importantes. Pero después de los 50 años de edad, la medición sistólica es incluso más significativa. La hipertensión sistólica aislada es un trastorno en que la presión diastólica es normal (menor que 80 mm Hg), pero la presión sistólica es alta (mayor que o igual a 130 mm Hg). Se trata de un tipo de presión arterial alta frecuente entre las personas mayores de 65 años.


Una postura adecuada y una buena temperatura son elementos que ayudarán a la persona hipertensiva a recuperarse en alguna medida. Además, la respiración también tiene un fuerte impacto en la presión arterial: el óxido nítrico abre los vasos sanguíneos y ayuda a reducir la presión arterial. Cuando respiramos de manera lenta y profunda, producimos más óxido nítrico, y además reducimos las hormonas del estrés.


Su proveedor de atención médica diagnosticará su presión arterial baja con base en los síntomas, como la sensación de mareo o vahído, especialmente al pararse. Esto en ocasiones es un efecto secundario por tomar ciertos medicamentos, los cuales incluyen medicamentos para la presión arterial alta (hipertensión) y para afecciones cardíacas. También puede producirse debido a problemas médicos como:
Cuando las arterias se vuelven rígidas y estrechas, el riego sanguíneo resulta insuficiente y provoca la aparición de infartos cerebrales (ictus o accidente vascular cerebral isquémico). La elevación de la presión arterial también puede causar la rotura de una arteria y ocasionar una hemorragia cerebral (ictus o accidente vascular cerebral hemorrágico).
Siéntate de forma adecuada para la medición. Es importante mantener una posición adecuada del brazo y el cuerpo antes y durante la medición. Sentarse en una posición apoyada y derecha te permite asegurarte de obtener la lectura más precisa. Además, debes sentarte y relajarte por unos minutos para ayudar a estabilizar tu presión y prepararte más para obtener una lectura precisa.[4]
Apenas cumpliré 18 años, soy un atleta de alto rendimiento (gimnasta), y realizo aproximadamente 3-4 horas de ejercicio diarias de Lunes a Sábado, llevo una dieta balanceada y completa, mi problema es que al descansar, cuando duro mucho tiempo sentado o acostado, al levantarme me mareo mucho y pierdo la visión por unos 4 o 5 segundos, ¿cual podría ser el origen del problema? , si no vivo estresado, y no tengo ninguna afección cardíaca ni si quiera en mi árbol genealógico. Gracias y un saludo.
Tipo de hipotensión que se produce cuando cambiamos de posición el cuerpo, como cuando al estar sentados o tumbados nos ponemos de pie. Este cambio produce que la tensión arterial disminuya unos segundos hasta que el corazón vuelve a ajustarla. Las personas ancianas o embarazadas están más expuestas a este tipo de dolencia; así como también aquellas personas deshidratadas o que acaban de comer. Sobretodo en aquellos casos en los que se trata de grandes comidas, puesto que el flujo sanguíneo se concentra en el aparato digestivo y el corazón bombea mucho más relajado.
Si es posible, evita usar betabloqueantes para tratar la presión arterial (como pueden ser las pastillas Atenolol, Metropol o Seloken). Son menos efectivos y causan más efectos secundarios (como disminución de la potencia, fatiga y ganancia de peso). Estos medicamentos pueden, sin embargo, funcionar en el caso de enfermedades cardíacas (como una angina).
×