El sodio es una parte clave de cómo el cuerpo controla los niveles de presión arterial. Los riñones ayudan a equilibrar los niveles de fluidos y sodio en el cuerpo. Utilizan el sodio y el potasio para eliminar el exceso de fluido de la sangre. El cuerpo desecha este exceso de fluidos en forma de orina. Cuando los niveles de sodio en la sangre son altos, los vasos sanguíneos retienen más fluidos. Esto incrementa la presión arterial sobre las paredes de los vasos sanguíneos.

La presión arterial es la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes arteriales en cada latido del corazón. Con cada latido (o contracción del corazón), se irriga sangre a las arterias. La presión arterial llega al máximo valor cuando el corazón late y al mínimo cuando descansa entre latidos. La lectura de la presión arterial se representa con dos números, que se leen uno sobre el otro. El número superior (la presión sistólica) mide la presión arterial cuando late el corazón. El número inferior (la presión diastólica) mide la presión arterial entre latidos. Un valor normal de presión arterial es de 120/80 o ligeramente inferior. Si tienes un valor de presión arterial de 90/60 o menor, se considera presión arterial baja (también denominada hipotensión).
La hipotensión es la presión arterial baja. Esto ocurre cuando la presión sistólica está constantemente por debajo de 90 o está 25 puntos por debajo de su lectura normal. Póngase en contacto con su médico si tiene varias lecturas bajas. La hipotensión puede ser un signo de shock, que pone en peligro la vida. Llame a su médico de inmediato si está mareado o aturdido.
Escribe los resultados. Es importante registrar los resultados de la medición una vez que hayas terminado de realizarla. Escribe cualquier información relevante en un cuaderno o guárdalo en tu tensiómetro (si es posible). Los resultados te ayudarán a averiguar la lectura más precisa de tu presión y a identificar una fluctuación potencialmente problemática.[11]
Cuando el corazón late, impulsa la sangre por las arterias hacia el resto del cuerpo. Cuando la sangre empuja con demasiada fuerza las paredes arteriales, la presión arterial aumenta. La presión arterial puede variar según la hora del día. Por lo general es más alta cuando la persona despierta, después de hacer ejercicio o en situaciones de estrés.
Para las personas adultas que tengan un riesgo del 10 % o más alto de padecer una enfermedad cardiovascular en los próximos 10 años, o que padezcan una enfermedad renal crónica, diabetes o enfermedad de las arterias coronarias, el objetivo del tratamiento es menos de 130/80 mm Hg. Para las personas adultas sanas de 65 años o más, el objetivo del tratamiento también es menos de 130/80 mm Hg.
Las situaciones estresantes pueden causar que su presión sanguínea suba temporalmente, pero los investigadores no están seguros de que el estrés produzca hipertensión a largo plazo. Sin embargo, hacer actividades para reducir la presión arterial, tales como hacer de 30 a 60 minutos de ejercicio al día, puede reducir su nivel de estrés. Ver Remedios caseros para el estrés
Si no estás tomando diuréticos y sigues teniendo presión arterial alta, habla con el médico acerca de agregar o reemplazar un medicamento que actualmente tomas por algún diurético. Los diuréticos o los bloqueadores de los canales de calcio pueden funcionar mejor en las personas con antepasados africanos y en los adultos mayores que los inhibidores de la enzima de conversión de la angiotensina por sí solos. Un efecto secundario común de los diuréticos es el aumento de la micción.

Panel de expertos en salud cardiovascular y la reducción de riesgos en niños y adolescentes de NHLBI: Hemos apoyado el desarrollo de guías basadas en la investigación actualizada para evaluar y manejar el riesgo de enfermedades cardíacas en niños y adolescentes, incluida la hipertensión. Visite el Panel de expertos en guías integradas para salud cardiovascular y reducción de riesgos en niños y adolescentes (en inglés) para más información.


Si estos cambios en su estilo de vida no le bajan la presión arterial a un nivel seguro, el médico también le recetará medicamentos. Puede probar varios tipos o combinaciones de medicamentos antes de encontrar un plan que funcione de la mejor manera para usted. Los medicamentos pueden controlar su presión arterial, pero no pueden curarla. Probablemente tendrá que tomar medicamentos por el resto de su vida. Planee con el médico cómo manejar su presión arterial.
Agrandamiento del corazón. La presión arterial alta hace trabajar más al corazón. Al igual que cualquier otro músculo del cuerpo que se someta a exceso de ejercicio, el corazón aumenta de tamaño para poder realizar el trabajo adicional. Cuanto más grande sea el corazón, más sangre rica en oxígeno necesitará, pero menos podrá mantener una circulación adecuada. A consecuencia de esta situación, la persona afectada se sentirá débil y cansada, y no podrá hacer ejercicio ni realizar actividades físicas. Sin tratamiento, la insuficiencia cardíaca seguirá empeorando.
En el tipo de presión arterial baja, las personas pueden sufrir complicaciones fuertes, de forma aguda y son síntomas difíciles de descubrir, razón por la cual posiblemente no sea rápida de accionar. Puede producir descompensación cardíaca, tales como: Insuficiencia cardíaca, insuficiencia coronaria, infarto agudo al miocardio, taquicardias paroxísticas, insuficiencia renal e inclusive puede causar hasta pérdida del conocimiento causando un coma por falta de irrigación cerebral.

Debes verificar que el tensiómetro que tienes en casa sea preciso y que lo estás usando bien. Si no estás seguro, pregúntale al médico. Es posible que el médico te pida que lleves el tensiómetro al consultorio. Puedes tomarte la presión en un brazo con tu tensiómetro mientras el médico te la toma en el otro brazo con equipos que tiene en el consultorio.


A medida que usted envejece, la presión arterial alta, especialmente la hipertensión sistólica aislada, es más común y puede aumentar el riesgo de graves problemas de salud. El tratamiento, especialmente si tiene otros trastornos médicos, requiere una evaluación continua y conversaciones con el médico para lograr el mejor balance entre reducir riesgos y mantener una buena calidad de vida.
Panel de expertos en salud cardiovascular y la reducción de riesgos en niños y adolescentes de NHLBI: Hemos apoyado el desarrollo de guías basadas en la investigación actualizada para evaluar y manejar el riesgo de enfermedades cardíacas en niños y adolescentes, incluida la hipertensión. Visite el Panel de expertos en guías integradas para salud cardiovascular y reducción de riesgos en niños y adolescentes (en inglés) para más información.
Variaciones de la temperatura externa o de la humedad ambiental alteran la presión arterial. Por ejemplo, en los meses de verano, cuando hace calor, la presión arterial es más baja que en invierno, cuando hace frío. El calor dilata los vasos sanguíneos (vasodilatación) para favorecer la pérdida de temperatura corporal por lo que baja la tensión arterial baja.
Usted puede tener la presión arterial alta, o hipertensión, y aun así sentirse bien. Eso es debido a que la presión arterial alta a menudo no causa señales de enfermedad que una persona pueda ver o sentir. Pero la presión arterial alta, a veces llamada “el asesino silencioso”, es muy común en las personas mayores y es un problema de salud muy serio. Si la presión arterial alta no se controla por medio de cambios en el estilo de vida y medicamentos, puede provocar derrames cerebrales, enfermedades cardiacas, problemas oculares, insuficiencia renal y otros problemas de salud. La presión arterial alta también puede causar dificultades para respirar cuando una persona hace actividades físicas o ejercicios livianos.

Acelerar el metabolismo Adelgazar aeróbico alimentación Alimentación saludable Alimentación sana Alimentos saludables azúcar bajar de peso belleza Buena alimentación colaciones Comida saludable cuerpo dieta dietas ejercicio embarazo fibra fitness garcinia cambogia grasas saludables gym Licuados metabolismo Nutravit Plus nutrición obesidad Perder peso perder peso rapido perdida de peso peso productos para bajar de peso quema grasas remedios caseros rutina de ejercicios salud saludable sobrepeso Suplemento alimenticio suplementos suplementos alimenticios Suplementos proteícos tips tratamientos
Normalmente cuando te pones de pie, las venas de tus piernas se restringen automáticamente (se estrechan), evitando que la sangre se acumule en las piernas. En la hipotensión postural, este mecanismo no funciona como debería, de modo que cuando te pones de pie, las venas de las piernas no se estrechan tan rápido. Esto quiere decir que la sangre se acumula en las piernas, disminuyendo la cantidad que llega al cerebro y provocando síntomas como desvanecimiento y mareos.
Hipertensión sistólica en el programa de ancianos. Desde 1984 a 1996, el NHLBI apoyó la Hipertensión sistólica en el Programa de Ancianos (SHEP, por sus siglas en inglés), que estudiaba el tratamiento de hipertensión en adultos mayores de 60 años que sufrían de presión arterial alta. El estudio descubrió que las medicinas para hipertensión pueden reducir el riesgo a sufrir un derrame cerebral.
Si el manguito utilizado para tomarle la presión arterial es demasiado grande, es posible que esto influya en la lectura de su presión arterial y se obtenga un valor más bajo del real. Igualmente, si el manguito con que le toman la presión arterial es demasiado pequeño, es posible que la lectura obtenida sea una presión arterial erróneamente más alta. Su proveedor de atención médica debe medir el diámetro de su brazo y tomar la presión arterial con un manguito del tamaño adecuado. 
Ya que a menudo la presión arterial alta pasa desapercibida, es frecuente vivir con ella sin darse cuenta durante algún tiempo. Y puesto que es un factor de riesgo, puede ser sensato comprobar la presión arterial cada pocos años, incluso si te sientes sano en general. Este consejo va dirigido especialmente a personas de mediana edad o mayores, ya que la hipertensión es más común con la edad.
×