De forma general, los valores de presión arterial considerados normales serían entre 80 y 120 mmHg (milímetros de mercurio) para la presión sistólica, a veces llamada coloquialmente como “la presión alta”, y entre 60 y 80 mmHg para la presión diástólica, “la presión baja”. Es bastante frecuente que se mida en cmHg, lo que equivaldría a un rango de 8-12 para la presión sistólica y 6-8 para la presión diastólica.


Ten en cuenta que la mayoría de los doctores prestarán más atención a la presión sistólica, ya que es una mejor medida del riesgo de enfermedades cardiovasculares en las personas mayores de 50 años de edad. Por lo general, el número sistólico aumenta con la edad debido a factores como aumento de la rigidez en las arterias grandes, acumulación de placa a largo plazo y aumento de la frecuencia de las enfermedades cardiacas o vasculares.[13]

Hola mi bb de 2 y medio, ha tenido dos episodios de desmayo no pierde el conocimiento pero se pone blanca y los labios sin color la primera vez vomito pero la segunda vez no lo hiso, me dijeron q eso tenia q ver con la glicemia pero otra amiga me dijo q a lo mejor era q se le habia bajado la tension. Q creen ustedes? Solo la abuela de mi esposo es diabetica y mi madre es hipertensa.


Según algunos estudios, el riesgo de muerte por isquemia coronaria en personas de 40 a 89 años se duplica por cada 20 mmHg más de presión sistólica o por cada 10 mmHg más de presión diastólica. Tomarse la presión arterial de forma periódica puede ayudar a detectar la hipertensión de forma precoz, pero sin olvidar que el diagnóstico final lo debe realizar un profesional de la salud.
Los diabéticos a menudo tienen recomendaciones menores para la presión arterial, el máximo valor normal es de 130/80-85. Sin embargo, es cuestionable si es buena idea medicar para bajar los niveles de presión arterial a esos valores. Los diabéticos pueden probablemente mantenerse aproximadamente en el mismo límite superior que la gente con enfermedad cardíaca: 140-90 (según nuevos estudios y comentarios de expertos, además de la última recomendación de la Sociedad Americana de Diabetes, ADA).
En las personas mayores, a menudo el primer número (sistólico) es 130 o más alto, pero el segundo número (diastólico) es menos de 80. Este problema se llama hipertensión sistólica aislada, la cual se debe al endurecimiento relacionado con la edad de las arterias principales. Es la forma más común de presión arterial alta en las personas mayores y puede resultar en serios problemas de salud (derrames cerebrales, enfermedades cardiacas, problemas oculares e insuficiencia renal) además de dificultades para respirar cuando una persona hace actividades físicas livianas, mareos cuando se pone de pie muy rápido y caídas. La hipertensión sistólica aislada se trata de la misma manera que la presión arterial alta corriente (130 o más alto para el primer número u 80 o más alto para el segundo número), pero es posible que el tratamiento requiera más de un tipo de medicamento para la presión arterial. Si el médico determina que su presión sistólica está por encima del nivel normal para su edad, pregunte cómo puede bajarla.
Estudio del corazón fuerte. Desde 1988, el NHLBI ha respaldado el Estudio del corazón fuerte  (SHS por sus siglas en inglés), el estudio epidemiológico más largo realizado en indios americanos. El SHS busca estimar el impacto de las enfermedades del corazón y los vasos sanguíneos y evaluar qué tan común y cuáles son los factores de riesgo importantes en esta comunidad. En el estudio participaron trece tribus y comunidades de cuatro estados. Visite el Estudio del corazón fuerte  (en inglés) para obtener más información.
Mantener un registro de su presión arterial es importante. Su médico puede ayudarlo a aprender cómo controlar su presión arterial en casa. Cada vez que controle su propia presión arterial, registre los números y la fecha. Envíe o lleve consigo el cuaderno de registro con las lecturas de presión arterial a la consulta médica. Regrese a Detección y prevención para recordar cómo prepararse para una evaluación de presión arterial.

Financiamos las investigaciones. La investigación que financiamos hoy ayudará a mejorar nuestra salud futura. Nuestro División de Ciencias Cardiovasculares (en inglés) y su Rama de Biología Vascular e hipertensión (en inglés) supervisa la investigación que financiamos en la regulación de la presión arterial, las vías involucradas en la presión arterial alta y las complicaciones que surgen debido a una presión arterial alta no controlada. El Centro para la Traducción de Investigación y la Implementación de la Ciencia (en inglés) apoya estas investigaciones para traducir estos descubrimientos en prácticas clínicas. Busque el NIH RePORTER (en inglés) para obtener información  sobre las investigaciones que el NHLBI financia sobre presión arterial alta.
Análisis de sangre. Estos análisis proporcionan información acerca de tu estado de salud general e indican si tienes un nivel bajo de azúcar en sangre (hipoglucemia), un nivel alto de azúcar en sangre (hiperglucemia o diabetes) o un recuento de glóbulos rojos bajo (anemia), que son factores que pueden reducir la presión arterial a niveles más bajos de lo normal.
Más de uno de cada tres adultos en los Estados Unidos tiene presión arterial alta o hipertensión. Muchos no cuéntalo saben porque la presión arterial alta no da señales de advertencia. Esto puede ser peligroso, porque puede provocar condiciones que ponen en riesgo la vida, como ataque al corazón o un derrame cerebral. La buena noticia es que, a menudo, se puede prevenir o tratar. El diagnóstico temprano y cambios simples y saludables en su estilo de vida pueden prevenir que la presión arterial alta dañe gravemente su salud.
Reconoce las características de la lectura de la presión arterial. La lectura de la presión arterial está compuesta de dos números, uno superior y otro inferior. El número superior es la presión sistólica y el inferior es la presión diastólica. El número sistólico muestra lo fuerte que es la presión cuando el corazón debe bombear sangre, mientras que el número diastólico es la presión cuando el corazón descansa entre cada latido.[12]
Si no se trata, la presión sanguínea alta puede causar serios problemas cardíacos, incluyendo daño al corazón y otros órganos. Por lo tanto, controlar tu presión sanguínea es vital para que esos problemas puedan ser detectados a tiempo. A continuación están los rangos normales de presión sanguínea por edad. La presión sistólica es cuando los ventrículos del corazón se contraen y empujan la presión por la venas, mientras que la diastólica mide la presión de tus vasos sanguíneos entre latidos, cuando tu corazón descansa.
Algunos síntomas de tensión alta abarcan confusión, náuseas, vómitos, problemas de visión, sangrado nasal o dolor de cabeza intenso. Pueden aparecer uno, varios o todos. Pero, como siempre decimos, cada persona es un mundo y es posible que incluso no aparezca ninguno de estos síntomas pero tengas hipertensión, por lo que es muy importante que te la midas con relativa frecuencia. A continuación te contamos cuál es la frecuencia ideal según tu edad para que la tengas siempre controlada.
Cuando el corazón late, impulsa la sangre por las arterias hacia el resto del cuerpo. Cuando la sangre empuja con demasiada fuerza las paredes arteriales, la presión arterial aumenta. La presión arterial puede variar según la hora del día. Por lo general es más alta cuando la persona despierta, después de hacer ejercicio o en situaciones de estrés.

La presión sanguínea es la tensión ejercida por la sangre que circula sobre las paredes de los vasos sanguíneos, y constituye uno de los principales signos vitales. La presión de la sangre disminuye a medida que la sangre se mueve a través de arterias, arteriolas, vasos capilares, y venas; el término presión sanguínea generalmente se refiere a la presión arterial, es decir, la presión en las arterias más grandes, las arterias que forman los vasos sanguíneos que toman la sangre desde el corazón. La presión arterial es comúnmente medida por medio de un esfigmomanómetro, que usa la altura de una columna de mercurio para reflejar la presión de circulación (ver Medición no invasiva más abajo). Los valores de la presión sanguínea se expresan en milímetros del mercurio (mmHg), a pesar de que muchos dispositivos de presión vascular modernos ya no usan mercurio.
Si es posible, evita usar betabloqueantes para tratar la presión arterial (como pueden ser las pastillas Atenolol, Metropol o Seloken). Son menos efectivos y causan más efectos secundarios (como disminución de la potencia, fatiga y ganancia de peso). Estos medicamentos pueden, sin embargo, funcionar en el caso de enfermedades cardíacas (como una angina).
La hipotensión normalmente no necesita tratamientos, aunque en ocasiones sí que requiere de asistencia médica, dependiendo de los síntomas. Por ejemplo, si la hipotensión es la causa de un shock requiere urgentemente una atención médica que le suministrará sueros o sangre por vía intravenosa y le recetará medicamentos para que la presión arterial aumente.
Pero ¿qué sucede si ya tenemos problemas de tensión? Por norma general, es más común saber cómo actuar ante una bajada de presión o un desmayo. En este caso hay que tumbar a la persona boca arriba, levantarle las piernas, aliviar las zonas de presión de la ropa para facilitar la respiración y oxigenación y una vez que recupera la consciencia darle azúcar.
Empieza tu día tomando un plato de avena . Esta no sólo regulará la presión arterial, sino que además es muy efectiva para regular el colesterol alto. Numerosos estudios también han demostrado que tomar avena es muy beneficioso para el presión arterial. El 73% de los pacientes hipertensos que comen avena todos los días durante 12 semanas reducen o incluso eliminan la necesidad de tomar medicamentos para la tensión alta. Los estudios también sostienen que tomar avena todos los días puede llegar a suponer un ahorro de unos 150 euros al año en medicamentos para la hipertensión.
Si tiene la presión arterial baja, los primeros pasos del tratamiento consisten en algunos procedimientos generales. Su objetivo es poder regular y estabilizar los vasos sanguíneos, así como evitar la acumulación de sangre en la mitad inferior del cuerpo. Estos procedimientos generales contra la presión arterial baja no solo sirven para el tratamiento de los valores actuales de hipotensión, sino también para evitar una caída de tensión repentina. Entre los procedimientos generales se encuentran:
Antes de iniciar tu entrenamiento, tu presión arterial debe estar en el rango normal de reposo, que puede variar de persona a persona. Según la American Heart Association, la presión arterial ideal es por debajo de 120/80 mm Hg. A medida que tu presión arterial se aproxima a 120/80 y 139/89 mm Hg, estás pre-hipertensión. Si tu presión arterial está entre 140/90 y 159/99 mm Hg, eres hipertenso. La hipertensión severa es de 160/100 mm Hg o mayor.
Se produce en situaciones en las que el sistema nervioso parasimpático se estimula; como por ejemplo, frente a emociones fuertes (la ansiedad, el temor o incluso la alegría suponen una sobreexcitación que pueden llevar a la lipotimia), el calor y la poca ventilación, el dolor intenso (ya que nuestro cerebro en estos casos muy a menudo desconecta para evitar la sensación de dolor) y un ayuno mantenido en el tiempo (cuando no comemos nuestro cuerpo se queda sin reservas de azúcar para funcionar correctamente, de modo que lleva en ocasiones al desmayo).

Cuando el corazón late, impulsa la sangre por las arterias hacia el resto del cuerpo. Cuando la sangre empuja con demasiada fuerza las paredes arteriales, la presión arterial aumenta. La presión arterial puede variar según la hora del día. Por lo general es más alta cuando la persona despierta, después de hacer ejercicio o en situaciones de estrés.
Si le han diagnosticado presión arterial alta, es importante que continúe con su plan de tratamiento. Seguir su plan de tratamiento, tener controles médicos regulares y aprender a monitorear su enfermedad en casa es importante. Hágale saber a su médico si planea embarazarse. Estas indicaciones pueden ayudar a prevenir o retrasar las complicaciones que la presión arterial alta podría causar. Puede que su médico ajuste su plan de tratamiento para reducir o controlar su presión arterial alta.

Estar físicamente activo. Existen muchos beneficios de estar físicamente activo y realizar la cantidad recomendada de actividad física cada semana. Los estudios muestran que la actividad física puede ayudar a reducir y controlar los niveles de presión arterial alta. Antes de comenzar un programa de ejercicios, pregúntele a su médico qué nivel de actividad física es el adecuado para usted.
Este cardiólogo señala que el tratamiento está basado en un gran número de estudios con cientos de miles de pacientes, que han demostrado que la reducción de 10 mmHg en la presión sistólica (la “alta”) y 5 mmHg en la presión diastólica (la “baja”) reduce la mortalidad entre un 10 y un 15 por ciento; el ictus, un 35 por ciento; los eventos coronarios (infarto y angina de pecho), un 20 por ciento; y la insuficiencia cardiaca, un 40 por ciento. Todo esto independientemente de otros factores.
×