La Dra. Razzouk típicamente recomienda realizar análisis de sangre que mida los glóbulos rojos, los niveles de la hormona de la tiroides y los niveles de cortisol. Estos demostrarán anemia, una deficiencia de la tiroides o un mal funcionamiento de las glándulas adrenales – contribuyentes comunes a la baja presión. Ella también puede recomendar un electrocardiograma o un ecocardiograma para medir la función cardiaca, la cual también puede conducir a la presión baja.
Con el fin de reducir la cantidad de dosis de medicamento diarias que necesitas, es posible que el médico te recete una combinación de medicamentos en bajas dosis en lugar de dosis grandes de un solo medicamento. De hecho, dos o más medicamentos para la presión arterial suelen ser más efectivos que uno solo. A veces, hallar el medicamento o la combinación más efectiva es una cuestión de prueba y error.
Si sufre de presión arterial alta, es importante que tenga controles médicos de rutina y siga el plan de tratamiento que se le prescribió, el cual incluirá cambios en el estilo de vida para tener un corazón saludable y posiblemente medicinas. Los cambios en el estilo de vida para tener un corazón saludable pueden prevenir la presión arterial alta, reducir la presión arterial elevada, ayudar a controlar la presión alta existente y prevenir complicaciones, tales como ataque al corazón, insuficiencia cardíaca (en inglés), derrame cerebral (en inglés), demencia vascular (en inglés), o enfermedad renal crónica.
Además, adoptar unos hábitos de vida saludables puede ayudar a controlar mejor la hipertensión, y con unos sencillos gestos en el día a día se puede mantener el corazón sano. Si quieres evitar o retrasar la necesidad de tomar fármacos antihipertensivos, y reducir el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, toma nota de estas 10 formas de reducir tu presión arterial de manera natural.
Control de la presión arterial: Cuando usted acude al consultorio de su proveedor de atención médica, éste puede tomarle la presión arterial para vigilar los cambios. Su presión arterial es la fuerza que ejerce el flujo sanguíneo contra las paredes de las arterias. Las arterias transportan la sangre del corazón al resto del cuerpo. La presión arterial es uno de sus signos vitales. Además de la presión arterial, sus signos vitales incluyen su frecuencia cardiaca o pulso, su frecuencia respiratoria (la velocidad a la que respira por minuto) y su temperatura. Estas constantes alertan a su proveedor de atención médica sobre determinadas enfermedades o afecciones que usted puede tener.
Si tienes síntomas de hipotensión postural, tu médico también puede medir el cambio de tu presión arterial mientras te pones de pie después de estar sentado o acostado. También puede que te remita para una prueba de inclinación. Esto se realiza en un hospital y se trata de estar lentamente inclinado hacia arriba sobre una mesa mientras se controlan la presión arterial y la frecuencia cardíaca.
Tipo de hipotensión que se produce cuando cambiamos de posición el cuerpo, como cuando al estar sentados o tumbados nos ponemos de pie. Este cambio produce que la tensión arterial disminuya unos segundos hasta que el corazón vuelve a ajustarla. Las personas ancianas o embarazadas están más expuestas a este tipo de dolencia; así como también aquellas personas deshidratadas o que acaban de comer. Sobretodo en aquellos casos en los que se trata de grandes comidas, puesto que el flujo sanguíneo se concentra en el aparato digestivo y el corazón bombea mucho más relajado.
Si la presión arterial es demasiado alta, correrás un mayor peligro de padecer ciertas enfermedades, como enfermedad coronaria e infarto. Por lo tanto, normalmente, es bueno tener la presión arterial lo más baja posible, ya que puede disminuir las posibilidades de padecer estas enfermedades. La presión arterial ideal para los adultos es menor que 120/80 mmHg.

La hipertensión o tensión alta se da en valores superiores a 14 y 9, mientras que los valores por debajo de 10 y 6 indican hipotensión o tensión baja. Si tienes tendencia a tener la tensión alta o tienes antecedentes familiares, te recomendamos que leas este artículo sobre claves para prevenir la hipertensión. En cambio, si crees que puedes padecer hipotensión, te invitamos a que leas este otro artículo para que sepas cuáles son los síntomas de la tensión baja.


Con el inicio de la actividad, las respuestas de presión sistólica y presión diastólica varían. Durante el ejercicio, la presión sistólica aumenta en proporción directa con la intensidad del ejercicio aeróbico. Sin embargo, la presión diastólica cambiará mínimamente, en todo caso. Los ejercicios de resistencia son muy diferentes y pueden causar un aumento de ambas debido a la fuerza y la tensión creada por el cuerpo.

Además, adoptar unos hábitos de vida saludables puede ayudar a controlar mejor la hipertensión, y con unos sencillos gestos en el día a día se puede mantener el corazón sano. Si quieres evitar o retrasar la necesidad de tomar fármacos antihipertensivos, y reducir el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, toma nota de estas 10 formas de reducir tu presión arterial de manera natural.
Reacción alérgica grave (anafilaxis). Los desencadenantes frecuentes de esta reacción grave que puede poner en riesgo la vida comprenden alimentos, determinados medicamentos, veneno para insectos y el látex. La anafilaxis puede provocar problemas respiratorios, urticaria, picazón, hinchazón en la garganta y un descenso de la presión arterial peligroso.
Cambios en la estructura de los vasos sanguíneos. Los vasos sanguíneos tienen capas de proteínas, como la elastina y el colágeno. La elastina es lo que hace que los vasos sanguíneos sean flexibles. El colágeno, que es más rígido, les proporciona estructura. Con la edad, la elastina se rompe. Incluso la elastina que no se rompe pierde su elasticidad. Mientras tanto, los depósitos de colágeno en los vasos incrementan. Como resultado, los vasos sanguíneos se engrosan y son menos flexibles con el paso del tiempo. Estos cambios pueden conducir a presión arterial sistólica más alta.

La medición invasiva de la presión arterial se utiliza para dar una lectura de la presión sanguínea más precisa , aunque este proceso es un poco complicado. Este método consiste en la inserción de la cánula de una aguja en la arteria radial, femoral, dorsal del pie o braquial. La cánula se conecta a un equipo esterilizado lleno de líquido que está unido a un transductor electrónico de la presión. De esta manera, la presión sanguínea se controla para cada latido y un gráfico de la presión contra el tiempo se muestra en forma de onda, que establece el ritmo individual.


A.D.A.M., Inc. está acreditada por la URAC, también conocido como American Accreditation HealthCare Commission (www.urac.org). La acreditación de la URAC es un comité auditor independiente para verificar que A.D.A.M. cumple los rigurosos estándares de calidad e integridad. A.D.A.M. es una de las primeras empresas en alcanzar esta tan importante distinción en servicios de salud en la red. Conozca más sobre la politica editorial, el proceso editorial y la poliza de privacidad de A.D.A.M. A.D.A.M. es también uno de los miembros fundadores de la Junta Ética de Salud en Internet (Health Internet Ethics, o Hi-Ethics) y cumple con los principios de la Fundación de Salud en la Red (Health on the Net Foundation: www.hon.ch).

Dado que algunos medicamentos, como los antigripales de venta libre, los analgésicos, los antidepresivos, las pastillas anticonceptivas, entre otros, pueden aumentar tu presión arterial, puede ser una buena idea llevar a la consulta con el médico una lista de los medicamentos y suplementos que tomas. No dejes de tomar ningún medicamento recetado que pienses que pueda afectar tu presión arterial sin el asesoramiento de tu médico.
Lleva un registro de tus niveles de sodio. En los Estados Unidos, la dieta de muchas personas incluye hasta 5000 mg (5 g) de sodio al día, lo que los profesionales de la salud consideran demasiado perjudicial para el organismo. Aunque por lo general no debes y no puedes eliminar el sodio por completo, es esencial tratar de consumir menos de 2 g (2000 mg) al día. Para lograrlo, lleva un registro de tu consumo diario de sal o sodio, y evita al máximo el consumo de sodio.[4]
Hasta hace relativamente poco las cifras de tensión arterial o TA para considerar que una persona sufre HTA eran superiores a 140 de sistólica y/o 90 de diastólica. Pues bien, la AHA —Asociación Americana del Corazón— y la ACC —Colegio Americano de Cardiología—, ambos de EEUU, han decidido modificar los rangos de tensión arterial a partir de los cuales se debe considerar que una persona sufre HTA. Estas nuevas cifras son (tomado del artículo original, Whelton PK, et al. 2017 High Blood Pressure Clinical Practice Guideline, Hypertension; pp.: 22).

Su proveedor de salud colaborará con usted para un plan de tratamiento. Puede que incluya solo los cambios de estilo de vida. Estos cambios, como la alimentación saludable para el corazón y el ejercicio, pueden ser muy efectivos. Sin embargo, en ocasiones los cambios no controlan ni disminuyen la presión arterial alta. Si eso ocurre, es posible que deba tomar medicamentos. Hay diferentes tipos de medicinas para la presión arterial. Algunas personas necesitan tomar más de un tipo.


Dieta balanceada, conteniendo vegetales, legumbres, fruta, cereales, productos lácteos bajos en grasa, pescado y aceite de oliva. La dieta mediterránea demostró en varios estudios una disminución de eventos cardiovasculares y muerte, y a los cinco años, un 29 por ciento de reducción del riesgo cardiovascular en comparación con la dieta baja en grasas, y un 39 por ciento de reducción de ictus.
×