Busca atención de emergencia inmediatamente en caso de crisis hipertensiva. Aunque la mayoría de las personas miden y controlan su presión arterial con el paso del tiempo, existen algunos casos en que un aumento rápido de la presión sistólica o diastólica requiere atención médica de inmediato. Esto permitirá asegurarte de que tu presión arterial vuelva a la normalidad y minimizará el riesgo de sufrir graves consecuencias para la salud, como infarto y daño en los órganos.[16]
La hipertensión persistente es uno de los factores de riesgo para los accidentes cerebrovasculares, ataques cardíacos, paros cardíacos, aneurismas arteriales, y es la causa principal de la falla renal crónica. Incluso la elevación moderada de la presión arterial lleva a una esperanza de vida acortada. En presiones severamente altas, o presiones arteriales medias de 50 % o más sobre el promedio, una persona no puede esperar vivir más que algunos años a menos que sea apropiadamente tratada.5​
Presión arterial baja debido a señales cerebrales defectuosas (hipotensión mediada neuralmente). Este trastorno, que provoca el descenso de la presión arterial después de estar parado por períodos prolongados, afecta principalmente a los adultos jóvenes y a los niños. Aparentemente se produce debido a una falla en la comunicación entre el corazón y el cerebro.
Presión arterial baja debido a daños en el sistema nervioso (atrofia multisistémica con hipotensión ortostática). También conocido como «síndrome de Shy-Drager», este trastorno poco frecuente provoca daño progresivo en el sistema nervioso autónomo, que controla funciones involuntarias como la presión arterial, la frecuencia cardíaca, la respiración y la digestión. Se relaciona con la presión arterial muy alta al estar acostado.
La presión arterial se mide con dos números: el número superior (primero) es la presión cuando el corazón se contrae y el número inferior (segundo) es la presión cuando el corazón se relaja. La presión arterial sana es 119/79. La presión arterial alta sucede cuando el número superior es 140 o más o cuando el número inferior es 90 o más. Su presión arterial puede subir o bajar durante el día.
Si no se controla, la hipertensión puede provocar un infarto de miocardio, un ensanchamiento del corazón y, a la larga, una insuficiencia cardiaca. Los vasos sanguíneos pueden desarrollar protuberancias (aneurismas) y zonas débiles que los hacen más susceptibles de obstruirse y romperse. La tensión arterial puede ocasionar que la sangre se filtre en el cerebro y provocar un accidente cerebrovascular. La hipertensión también puede provocar deficiencia renal, ceguera y deterioro cognitivo.
Panel de expertos en salud cardiovascular y la reducción de riesgos en niños y adolescentes de NHLBI: Hemos apoyado el desarrollo de guías basadas en la investigación actualizada para evaluar y manejar el riesgo de enfermedades cardíacas en niños y adolescentes, incluida la hipertensión. Visite el Panel de expertos en guías integradas para salud cardiovascular y reducción de riesgos en niños y adolescentes (en inglés) para más información.

La canulación para el monitoreo invasivo de la presión vascular está frecuentemente asociada a complicaciones como trombosis, infecciones, y hemorragia. Los pacientes con monitoreo arterial invasivo requieren una supervisión muy cercana, pues hay un peligro de hemorragia severa si la línea llega a desconectarse. Es generalmente reservada para los pacientes donde son anticipadas variaciones rápidas en la presión arterial.
La hipertensión arterial (HTA) se define como una presión arterial sistólica (PAS) mayor o igual a 140 mmHg o una presión arterial diastólica (PAD) mayor o igual a 90 mmHg, mientras que cifras de PAS y PAD menores de 130/85 mmHg se consideran valores de presión normales. Entre ambas categorías queda lo que se llama presión arterial normal-alta, con PAS mayor o igual a 135, pero menor a 140 mmHg y PAD mayor o igual a 85 y menor de 90 mmHg.
×