El tratamiento de la presión arterial baja no es necesario, ya que no es peligrosa por sí misma. Por lo tanto, este no debe centrarse únicamente en corregir la medición de la presión arterial detectados. Solo es necesario cuando aparecen molestias físicas. La hipotensión puede tratarse con procedimientos generales y medicamentos. De todos modos, siempre es aconsejable dar preferencia a los procedimientos generales. Solo hay que considerar el tratamiento con medicamentos si los primeros no consiguen que las molestias mejoren.
Algunos de estos síntomas pueden ser causados por otras razones, así que si no eres médico, siempre es mejor que acudas al profesional cuanto antes. No obstante, si se trata de una persona con algún antecedente de hipertensión, o bien detectas que todos estos síntomas se dan al mismo tiempo y de manera clara, puedes recurrir a ciertas medidas de seguridad mientras llega el equipo médico.
4. Mantener el estrés y la ansiedad a raya. Esto es quizás uno de los motivos más habituales de hipotensión, y uno de los que menos suponemos siempre que tenemos una bajada de tensión. Esto es debido a que el cortisol, hormona del estrés, se puede dejar de fabricar en situaciones de estrés permanentes al producirse una fatiga de las glándulas suprarrenales. Si el cortisol no es el indicado, entonces la presión arterial baja.
La medición de la presión arterial se realiza con un esfigmomanómetro. La unidad de medida para medir la presión de sangre es mmHg, es decir milímetros de mercurio. Los dispositivos electrónicos y aneroides, sin embargo, no hacen uso del mercurio. El oscilométrico y auscultatorio son los dos tipos de métodos de medición clasificados como no invasivos. Estos métodos son menos precisos, y no causan ningún dolor.
La presión arterial alta no controlada es un problema de salud muy grave que puede conducir a enfermedades cardíacas y aumentar el riesgo de derrame cerebral. La buena noticia es que mediante un plan de alimentación saludable, en combinación con el ejercicio y técnicas efectivas para reducir el estrés, las probabilidades de disminuir su presión arterial estarán a su favor.
Whelton PK, Carey RM, Aronow WS, et al. 2017 ACC/AHA/AAPA/ABC/ACPM/AGS/APhA/ASH/ASPC/NMA/PCNA guideline for the prevention, detection, evaluation, and management of high blood pressure in adults: a report of the American College of Cardiology/American Heart Association Task Force on Clinical Practice Guidelines. J Am Coll Cardiol. 2018;71(19):e127-e248. PMID: 29146535 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/29146535.
La presión arterial baja generalmente se define como una lectura de presión arterial por debajo de 90/60. El nivel exacto que marca la presión arterial baja varía de una persona a otra. Aunque la presión arterial baja crónica puede ser signo de una enfermedad, también puede significar una buena condición física. Los atletas por lo regular tienen la presión arterial baja. Trabaje en conjunto con su proveedor de atención médica para determinar cuáles son sus objetivos con respecto a su presión arterial.
Un problema con los nervios que controlan los vasos sanguíneos de las piernas es uno de los motivos por los que puede fallar el mecanismo. La diabetes puede dañar los nervios y evitar que funcionen correctamente. Los médicos no comprenden completamente por qué la diabetes daña los nervios. Probablemente haya varios factores involucrados. Por ejemplo, si tienes diabetes, tienes niveles altos de glucosa (azúcar) en la sangre que pueden provocar cambios químicos en los nervios, afectando cómo transmiten las señales.
El control en el hogar puede ayudarte a controlar tu presión arterial, asegurarte de que funcionen tus cambios en el estilo de vida y alertarlos a ti y a tu médico de posibles complicaciones para la salud. Los monitores de presión arterial se encuentran disponibles para el público sin ningún tipo de receta. Habla con tu médico sobre el control en el hogar antes de comenzar.
×