La presión arterial alta no controlada es un problema de salud muy grave que puede conducir a enfermedades cardíacas y aumentar el riesgo de derrame cerebral. La buena noticia es que mediante un plan de alimentación saludable, en combinación con el ejercicio y técnicas efectivas para reducir el estrés, las probabilidades de disminuir su presión arterial estarán a su favor.
El NHLBI es parte de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU., la agencia de investigación biomédica de la nación que realiza importantes descubrimientos científicos para mejorar la salud y salvar vidas. Estamos comprometidos con el avance de la ciencia y la aplicación de descubrimientos en la práctica clínica para promover la prevención y el tratamiento de los trastornos cardíacos, pulmonares, sanguíneos y del sueño, incluida la presión arterial alta. Aprenda sobre los esfuerzos actuales y futuros del NHLBI para mejorar la salud a través de la investigación y el descubrimiento científico.
Si tu presión arterial es normal, mantener o adoptar un estilo de vida saludable puede prevenir o retrasar el comienzo de la presión arterial alta u otros problemas de salud. Si tu presión arterial no es normal, un estilo de vida saludable, a menudo combinado con medicamentos, puede ayudarte a controlarla y a reducir tu riesgo de tener complicaciones potencialmente fatales.
El estrés elevado es un mal compañero de la presión arterial y de la salud en general. Cuando nuestro cuerpo está en alerta constante, el corazón está acelerado y los vasos sanguíneos constreñidos. Por eso, hay que tratar de controlarlo y no dejar que los nervios y la ansiedad imperen en nuestra vida. Practicar meditación o respirar de manera consciente puede ayudar en este proceso de relajación porque disminuyen la frecuencia cardiaca y, por tanto, la presión arterial.
Para medir tu presión arterial, un especialista coloca un brazalete inflable alrededor del brazo y mide tu presión arterial mediante un medidor de presión. Una lectura de presión arterial, como se observa en el tensiómetro de la imagen, mide la presión en tus arterias cuando el corazón late (presión sistólica) en el primer número y la presión en las arterias entre cada latido (presión diastólica) en el segundo número.
De acuerdo con las pautas de la Asociación Estadounidense del Corazón (AHA) y del Colegio Americano de Cardiología (ACC), una lectura por debajo de 120/80 mm Hg se clasifica como presión arterial normal. Aquellos con una lectura de presión arterial entre 120/80 y 129/80 se clasifican dentro de una categoría llamada presión arterial elevada. La hipertensión se define como una lectura de 130/80 o superior.
Estudiante de Pedagogía Infantil en la Universidad del Quindío y redactora profesional con más de 7 años de experiencia. Daniela Castro ha trabajado como creadora de contenidos y editora en diferentes páginas web. Ha sido coordinadora y gestora de contenidos en diversos equipos editoriales. Asimismo, cuenta con una amplia experiencia en SEO y marketing digital.
Hay medicamentos que se utilizan para otras dolencias, que no tienen nada que ver con la tensión arterial, que tienen como efecto secundario el aumento de esta. Son los llamados efectos secundarios. De entre ellos destacan algunos antipsicóticos, las píldoras anticonceptivas, medicamentos para la migraña, corticosteroides y algunos medicamentos para tratar el cáncer.
Un estudio publicado en la revista Open Heart indica que el azúcar puede ser más nocivo que la sal para la tensión. Y en especial el sirope de maíz (fructosa) que se utiliza en alimentos procesados, zumos industriales y refrescos. Según esta investigación, si el 25% de las calorías de las dieta provienen del azúcar aumenta por tres el riesgo de muerte por enfermedad cardiovascular ya que aumenta sensiblemente la tensión. Aquí te dejamos algunos de los alimentos que tienen más azúcar de lo que crees.
La mayoría de los médicos no hacen un diagnóstico definitivo de hipertensión hasta no haber medido la presión arterial varias veces (un mínimo de 2 lecturas en 3 días diferentes). Algunos médicos les piden a sus pacientes que utilicen un aparato portátil que mide la presión arterial durante varios días seguidos. Este aparato puede ayudar al médico a determinar si un paciente sufre verdaderamente de hipertensión o solo de lo que se denomina «hipertensión de consultorio». La hipertensión de consultorio es aquella en la que la presión arterial del paciente se eleva durante la consulta médica, probablemente a causa de ansiedad y estrés.
Usa medias de compresión. Las medias de compresión se utilizan con frecuencia para ayudar a reducir la hinchazón y el estancamiento de la sangre en la parte inferior del cuerpo y para mejorar la circulación sanguínea.[15] Usar medias de compresión de bajo grado durante las actividades diarias ayudará a regular la presión arterial normalizando la circulación sanguínea a través de las venas.[16]
A medida que usted envejece, la presión arterial alta, especialmente la hipertensión sistólica aislada, es más común y puede aumentar el riesgo de graves problemas de salud. El tratamiento, especialmente si tiene otros trastornos médicos, requiere una evaluación continua y conversaciones con el médico para lograr el mejor balance entre reducir riesgos y mantener una buena calidad de vida.
La presión arterial es la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de las arterias. Cada vez que el corazón late, bombea sangre hacia las arterias. Su presión arterial estará al nivel más elevado cuando el corazón late para bombear la sangre. A ésto se le llama presión sistólica. Cuando el corazón está en reposo, entre un latido y otro, la presión sanguínea disminuye. A ésto se le llama presión diastólica. La medición de su presión arterial utiliza estos dos valores. Ambos son importantes. Por lo general, se escriben uno arriba o antes del otro, como 120/80. Si su presión arterial es de 90/60 o menos, usted tiene presión arterial baja o hipotensión arterial.

Tenga en cuenta que una lectura alta sola no indica necesariamente que usted tiene presión arterial alta. La presión arterial puede variar durante todo el día. Será menor cuando estás dormido y al despertar. Puede levantarse si eres nervioso, activo o bajo estrés. en adición, ciertos medicamentos como analgésicos, descongestionantes nasales y algunos medicamentos pueden aumentar su presión arterial.
Estudio sobre el corazón de Framingham. El importante estudio multigeneracional de NHLBI se inició en 1948 y ayudó a descubrir que la presión arterial alta incrementa el riesgo de enfermedades del corazón y derrames cerebrales. Visite el Estudio sobre el corazón de Framingham (en inglés) para obtener más información sobre todas las actividades de investigación y avances de este estudio.
El colesterol es una sustancia grasa que se va acumulando en las arterias dificultando el paso de la sangre, lo que puede derivar en hipertensión. Además, las personas con una presión arterial elevada suelen tener niveles altos de colesterol LDL (el ‘malo’) y menores del HDL (el ‘bueno’) en comparación con aquellas con una presión arterial normal. Para mantener sus niveles a raya lo mejor es llevar una dieta variada, baja en grasas saturadas y rica en fibra, y practicar ejercicio de manera habitual.
A veces es difícil cumplir estos requisitos en el consultorio médico; además, algunos pacientes se ponen nerviosos cuando su presión arterial es tomada en el consultorio, causando lecturas incrementadas (este fenómeno es llamado hipertensión de bata blanca). Tomar niveles de presión sanguínea en el hogar o el trabajo con un dispositivo casero de medición de presión sanguínea puede ayudar a determinar el verdadero rango de las lecturas de la presión arterial de una persona y evitar lecturas falsas por el efecto de la hipertensión de bata blanca. Los exámenes a largo plazo pueden ser hechos con un dispositivo ambulativo para medir la presión sanguínea que toma lecturas regulares de la presión arterial cada media hora en el curso de un día y una noche.
Llevar una alimentación equilibrada y rica en frutas y verduras es esencial para conseguir bajar la tensión arterial alta. Además de todos los remedios naturales que te hemos comentado hay otra serie de hábitos alimenticios que te pueden servir de mucha ayuda contra la hipertensión. Entre otras cosas, hay que intentar evitar las comidas con altos contenidos en grasa, especialmente aquellas que contienen grasas trans o saturadas. Asimismo, hay que evitar en la medida de lo posible los productos de panadería que incluyan glutamato, del mismo modo que las comidas precocinadas y los alimentados enlatados o envasados. Evita también los pasteles, los caramelos y los refrescos azucarados. Y los más cafeteros, por mucho que les duela, deben reducir su consumo de cafeína si quieren que su tensión arterial disminuya.

Ten cuidado si exploras tratamientos alternativos. Algunas personas buscan suplementos herbales o remedios homeopáticos para la presión arterial baja, pero debes verificar cualquier información con tu doctor antes de recurrir a la medicina alternativa. Por ejemplo, los suplementos de jengibre y ginseng no son seguros con todos los medicamentos con prescripción médica.
Estudio de la salud de la comunidad hispana/Estudio de latinos (HCHS/SOL, por sus siglas en inglés). El NHLBI apoya el HCHS/SOL, el cual es el estudio más integral a largo plazo sobre la salud y las enfermedades de los hispanos y latinos que viven en Estados Unidos. La información del estudio abrirá el camino para futuras investigaciones sobre posibles causas de las diferencias de salud entre las comunidades hispanas y latinas. Visite el Estudio de la salud de la comunidad hispana/Estudio de latinos (en inglés) para obtener más información.
Quitar la sal es casi lo primero que suele recomendar el médico. Sin embargo, solo 2 de cada 10 personas son sensibles a la sal y pueden llegar a mejorar con esta medida. Estudios recientes recomiendan aumentar el consumo de alimentos ricos en potasio más que reducir drásticamente la sal. Los más ricos son frutas (plátano, chirimoya) y verduras (acelgas, espinacas, coles). Otros serían los lácteos, las legumbres, las setas (champiñón) y los frutos secos.
Si tu presión arterial está extrañamente alta, tendrás que bajarla tan rápido como sea posible. Hay maneras de hacer esto utilizando nada más que una dieta y un estilo de vida, pero si ya enfrentas la hipertensión, es posible que tu mejor opción sea que tu doctor te prescriba un medicamento. Aquí encontrarás lo que necesitas saber sobre las opciones disponibles para ti.
El síndrome metabólico es normalmente causado por comer más carbohidratos de los que el cuerpo puede manejar. Esto es así sobre todo con los carbohidratos de alto índice glucémico que se digieren de forma rápida, como la harina blanca y la azúcar pura. Dependiendo de qué tan sensible seas, puedes experimentar los mismos síntomas con carbohidratos más complejos con un índice glucémico más bajo.
Saber con certeza el estado de su presión arterial sistólica y diastólica es vital para su salud y podría salvarle la vida. Hay evidencia científica abrumadora de que el uso de un monitor de presión arterial en el hogar es una manera muy eficiente de determinar la presión arterial real pero al igual que en el consultorio de su doctor, usted debe tener buenas técnicas de medición y debe seguir, de manera estricta, algunos procedimientos a fin de que las lecturas sean exactas. De acuerdo con la Asociación Americana del Corazón, es muy común obtener medidas incorrectas, no porque los dispositivos sean inexactos, sino porque la persona que lo utiliza usualmente no sigue un buen procedimiento de medición. Algunos errores comunes son las mediciones con demasiada frecuencia, la utilización de un brazalete de tamaño incorrecto o no reposar en silencio durante unos minutos antes de medir la presión arterial. Otro error común consiste en tomar mediciones individuales o escoger sólo las lecturas más altas.
Existen características diferentes, que pudiesen determinar ¿Cuál es el tipo de presión que una persona puede tener? Y esto puede lograrse de acuerdo a los síntomas que la persona presente, ya que una persona que sufra de hipertensión no sufre los mismos síntomas de la que sufre de hipotensión, es que la variante de altibajo en los valores de presión puede afectar de diferente forma dependiendo del caso.
Una vez haya sido determinada la causa de la baja presión, la Dra. Razzouk inicia el tratamiento del problema subyacente. Para la anemia, ella a menudo receta suplementos de hierro. Si hay alguna causa hormonal, ella receta medicamentos para regular la tiroides o la función de las glándulas adrenales. Los motivos cardiovasculares para la baja presión deben ser evaluados por un cardiólogo o un neurólogo. Y para las mujeres embarazadas, el aumento de hidratación probablemente resolverá el problema, pero cualquier síntoma fuera de lo común debe ser reportado al médico.

Lleva un registro de tus niveles de sodio. En los Estados Unidos, la dieta de muchas personas incluye hasta 5000 mg (5 g) de sodio al día, lo que los profesionales de la salud consideran demasiado perjudicial para el organismo. Aunque por lo general no debes y no puedes eliminar el sodio por completo, es esencial tratar de consumir menos de 2 g (2000 mg) al día. Para lograrlo, lleva un registro de tu consumo diario de sal o sodio, y evita al máximo el consumo de sodio.[4]
Acudir al médico con regularidad. Si su presión arterial no está bien controlada, o si sufre otras enfermedades, probablemente deba acudir todos los meses al médico para revisar el tratamiento y realizar los ajustes necesarios. Si su presión arterial está bajo control, probablemente deba acudir al médico solamente cada 6 o 12 meses, dependiendo de las demás afecciones que padezca.

El medirse la presión arterial no es un tratamiento para la presión alta. Para ayudar a tratar la presión alta, tal vez necesite llevar una alimentación sana, mantener un peso saludable, hacer suficiente ejercicio y no fumar. Su médico puede también recomendarle medicamentos para ayudarle a bajar la presión arterial. El medirse la presión arterial regularmente es sólo una parte del plan para que reduzca la presión arterial alta.
Un nuevo estudio grande, sin embargo, Un nuevo estudio grande, sin embargo, indicó que las personas con hipertensión vivían más tiempo y con menor riesgo de enfermedad cardíaca si reducían la presión sanguínea sistólica hasta 120 usando medicamentos. Desafortunadamente, este beneficio conlleva un aumento significativo del riesgo de efectos secundarios:
×